¿Sabías Qué...?

¿Sabías Qué...

No hay que dañar a otros para evitar que después nos acusen? 

¿El rey Shaul mató a una ciudad de sacerdotes porque habían ayudado a su rival y después estos cuando llegaron al Cielo no lo defendieron? Por eso Shaul no pudo salvarse cuando infringió la Ley.
¿Y cuándo Shaúl infringió la Ley? Cuando los filisteos lo atacaban y no obtenía respuesta visible de El Eterno, en ese momento consultó a los muertos y esa fue una de las causas de su muerte. (Midrash Tanuma, Kedoshim)

Esta es la cita donde se narra lo relativo al pleito de Shaul con David, la matanza de los sacerdotes y cómo consulta a los muertos.


Fuentes

II Samuel Capítulo 21 y 22

David llegó a Nob, al sacerdote Ajimelej; y Ajimelej se sorprendió de su encuentro, y le dijo ¿Cómo vienes tú solo, y nadie contigo?
Y respondió David al sacerdote Ajimelej El rey me encomendó un asunto, y me dijo Nadie sepa cosa alguna del asunto a que te envío, y lo que te he encomendado; y yo les señalé a los criados un cierto lugar.
Ahora, pues, ¿qué tienes a mano? Dame cinco panes, o lo que tengas.
El sacerdote respondió a David y dijo No tengo pan común a la mano, solamente tengo pan sagrado; pero lo daré si los criados se han guardado a lo menos de mujeres.
Y David respondió al sacerdote, y le dijo En verdad las mujeres han estado lejos de nosotros ayer y anteayer; cuando yo salí, ya los vasos de los jóvenes estaban santos, aunque el viaje no es santo; ¿cuánto más no estarán santos hoy sus vasos?
Así el sacerdote le dio el pan sagrado, porque allí no había otro pan sino los panes de la proposición, los cuales habían sido quitados de la presencia de El Eterno, para poner panes calientes el día que aquellos fueron quitados.
Y estaba allí aquel día demorado delante de El Eterno uno de los siervos de Shaul, cuyo nombre era Doeg, edomita, el principal de los pastores de Shaul.
Y David dijo a Ajimelej ¿No tienes aquí una lanza o espada? Porque no tomé en mi mano mi espada ni mis armas, por cuanto la orden del rey era apremiante.
Y el sacerdote respondió La espada de Goliat el filisteo, al que tú venciste en el valle de Ela, está aquí envuelta en un velo detrás del efod; si quieres tomarla, tómala; porque aquí no hay otra sino esa. Y dijo David No hay como ella; dámela.
David se incorporó aquel día, huyó de la presencia de Shaul, y se fue a Ajish rey de Gat.
Y los siervos de Ajish le dijeron ¿No es éste David, el rey de la tierra? ¿no es éste de quien cantaban en las danzas, diciendo
Hirió Shaul a sus miles,
Y David a sus diez miles?
Y David consideró estas palabras, y tuvo gran temor de Ajish rey de Gat.
Y cambió su manera de comportarse delante de ellos, y se fingió demente entre ellos, y escribía en las portadas de las puertas, y dejaba correr la saliva por su barba.
Y dijo Ajish a sus siervos He aquí, veis que este hombre es demente; ¿por qué lo habéis traído a mí?
¿Acaso me faltan perturbados, para que hayáis traído a éste que se comporte como perturbado delante de mí? ¿Había de entrar éste en mi casa?

David salió de allí, huyó a la cueva de Adulam; y cuando sus hermanos y toda la casa de su padre lo supieron, vinieron allí a él.
Y se juntaron con él todos los afligidos, y todos los que se hallaban en estado de amargura, y se convirtió en jefe de ellos; y tuvo consigo como cuatrocientos hombres.
Y se fue David de allí a Mizpa de Moab, y dijo al rey de Moab Yo te ruego que mi padre y mi madre estén con vosotros, hasta que sepa lo que Dios hará de mí.
Los trajo, pues, a la presencia del rey de Moab, y habitaron con él todo el tiempo que David estuvo en la fortaleza.
Pero el profeta Gad dijo a David No te quedes en esta fortaleza; anda y vete a tierra de Iehudá. Y David se fue, y llegó al bosque de Jaret.

Shaul escuchó que se sabía de David y de los que estaban con él. Y Shaul estaba sentado en Guivá, debajo de un tamarisco sobre un alto; y tenía su lanza en su mano, y todos sus siervos estaban alrededor de él.
Y dijo Shaul a sus siervos que estaban alrededor de él Oíd ahora, hijos de Biniamín ¿Os dará también a todos vosotros el hijo de Ishai tierras y viñas, y os hará a todos vosotros jefes de millares y jefes de centenas,
para que todos vosotros hayáis conspirado contra mí, y no haya quien me descubra al oído cómo mi hijo ha hecho alianza con el hijo de Ishai, ni alguno de vosotros que se duela de mí y me descubra cómo mi hijo ha levantado a mi siervo contra mí para que me aceche, tal como lo hace hoy?
Entonces Doeg edomita, que era el principal de los siervos de Shaul, respondió y dijo Yo vi al hijo de Ishai que vino a Nob, a Ajimelej hijo de Ajitob,
el cual consultó por él a El Eterno y le dio provisiones, y también le dio la espada de Goliat el filisteo.
Y el rey envió por el sacerdote Ajimelej hijo de Ajitob, y por toda la casa de su padre, los sacerdotes que estaban en Nob; y todos vinieron al rey.
Y Shaul le dijo Oye ahora, hijo de Ajitob. Y él dijo Heme aquí, señor mío.
Y le dijo Shaul ¿Por qué habéis conspirado contra mí, tú y el hijo de Ishai, cuando le diste pan y espada, y consultaste por él a Dios, para que se levantase contra mí y me acechase, como lo hace hoy día?
Entonces Ajimelej respondió al rey, y dijo ¿Y quién entre todos tus siervos es tan fiel como David, yerno también del rey, que sirve a tus órdenes y es ilustre en tu casa?
¿He comenzado yo desde hoy a consultar por él a Dios? No culpe el rey de cosa alguna a su siervo, ni a toda la casa de mi padre; porque tu siervo ninguna cosa sabe de este asunto, grande ni pequeña.
Y el rey dijo Sin duda morirás, Ajimelej, tú y toda la casa de tu padre.
Entonces dijo el rey a la gente de su guardia que estaba alrededor de él Volveos y matad a los sacerdotes de El Eterno; porque también la mano de ellos está con David, pues sabiendo ellos que huía, no me lo descubrieron. Pero los siervos del rey no quisieron extender sus manos para matar a los sacerdotes de El Eterno.
Entonces dijo el rey a Doeg Vuelve tú, y arremete contra los sacerdotes. Y se volvió Doeg el edomita y acometió a los sacerdotes, y mató en aquel día a ochenta y cinco varones que vestían efod de lino.
Y a Nob, ciudad de los sacerdotes, hirió a filo de espada; así a hombres como a mujeres, niños hasta los de pecho, bueyes, asnos y ovejas, todo lo hirió a filo de espada.
Pero uno de los hijos de Ajimelej hijo de Ajitob, que se llamaba Ebiatar, escapó, y huyó tras David.
Y Ebiatar dio aviso a David de cómo Shaul había dado muerte a los sacerdotes de El Eterno.
Y dijo David a Ebiatar Yo sabía que estando allí aquel día Doeg el edomita, él lo había de hacer saber a Shaul. Yo he ocasionado la muerte a todas las personas de la casa de tu padre.
Quédate conmigo, no temas; quien buscare mi vida, buscará también la tuya; pues conmigo estarás a salvo.

Capítulo XXVIII

Aconteció en aquellos días, que los filisteos reunieron sus fuerzas para pelear contra Israel. Y dijo Ajish a David Has de saber que saldrás conmigo a campaña, tú y tus hombres.
Y David le respondió a Ajish Muy bien, tú sabrás lo que hará tu siervo. Y Ajish dijo a David Por tanto, yo te constituiré guarda de mi persona durante toda mi vida.

Ya Shmuel había muerto, y todo Israel lo había lamentado, y lo habían sepultado en Ramá, su ciudad. Y Shaul había arrojado de la tierra a los nigromante y adivinos.
Se juntaron, pues, los filisteos, y vinieron y acamparon en Shunem; y Shaul juntó a todo Israel, y acamparon en Guilboa.
Y cuando vio Shaul el campamento de los filisteos, tuvo miedo, y se turbó su corazón en gran manera.
Y consultó Shaul a El Eterno; pero El Eterno no le respondió ni por sueños, ni por Urim y Tumim, ni por profetas.
Entonces Shaul dijo a sus criados Buscadme una mujer que tenga espíritu de adivinación -ov-, para que yo vaya a ella y por medio de ella pregunte. Y sus criados le respondieron He aquí hay una mujer en Ein Dor que tiene espíritu de adivinación.
Y se disfrazó Shaul, y se puso otros vestidos, y se fue con dos hombres, y vinieron a aquella mujer de noche; y él dijo Yo te ruego que consultes por medio de Ov, y me hagas subir a quien yo te dijere.
Y la mujer le dijo He aquí tú sabes lo que Shaul ha hecho, cómo ha cortado de la tierra a los evocadores y a los consultores de Ov. ¿Por qué, pues, pones tropiezo a mi vida, para hacerme morir?
Entonces Shaul le juró por El Eterno, diciendo Vive El Eterno, que ningún mal te vendrá por esto.
La mujer entonces dijo ¿A quién te haré venir? Y él respondió Hazme venir a Shmuel.
Y viendo la mujer a Shmuel, clamó en alta voz, y habló aquella mujer a Shaul, diciendo
¿Por qué me has engañado? pues tú eres Shaul. Y el rey le dijo No temas. ¿Qué has visto? Y la mujer respondió a Shaul He visto hombres santos –e-lohim- que suben de la tierra.
El le dijo ¿Cuál es su forma? Y ella respondió Un hombre anciano viene, cubierto de un manto. Shaul entonces entendió que era Shmuel, y dejando caer el rostro a tierra, hizo gran reverencia.
Y Shmuel dijo a Shaul ¿Por qué me has irritado haciéndome venir? Y Shaul respondió Estoy muy angustiado, pues los filisteos pelean contra mí, y Dios se ha apartado de mí, y no me responde más, ni por medio de profetas ni por sueños; por esto te he llamado, para que me declares lo que tengo que hacer.
Entonces Shmuel dijo ¿Y para qué me preguntas a mí, si El Eterno se ha apartado de ti y es tu enemigo?
El Eterno te ha hecho como ha dicho a través de mí; pues El Eterno ha quitado el reino de tu mano, y lo ha dado a tu compañero, David.
Como tú no obedeciste a la voz de El Eterno, ni cumpliste el ardor de su ira contra Amalec, por eso El Eterno te ha hecho esto hoy.
Y El Eterno entregará a Israel también contigo en manos de los filisteos; y mañana estaréis conmigo, tú y tus hijos; y El Eterno entregará también al ejército de Israel en mano de los filisteos.
Entonces Shaul cayó en tierra cuan grande era, y tuvo gran temor por las palabras de Shmuel; y estaba sin fuerzas, porque en todo aquel día y aquella noche no había comido pan.
Entonces la mujer vino a Shaul, y viéndolo turbado en gran manera, le dijo He aquí que tu sierva ha obedecido a tu voz, y he arriesgado mi vida, y he oído las palabras que tú me has dicho.
Te ruego, pues, que tú también oigas la voz de tu sierva; pondré yo delante de ti un bocado de pan para que comas, a fin de que cobres fuerzas, y sigas tu camino.
Y él rehusó diciendo No comeré. Pero fueron obstinados con él sus siervos juntamente con la mujer, y él les obedeció. Se levantó, pues, del suelo, y se sentó sobre una cama.
Y aquella mujer tenía en su casa un ternero engordado, el cual degolló ritualmente luego; y tomó harina y la amasó, y coció de ella panes sin levadura.
Y lo trajo delante de Shaul y de sus siervos; y después de haber comido, se levantaron, y se fueron aquella noche.

Capítulo

Muerte de Shaul y de sus hijos

Los filisteos pelearon contra Israel, y los Hijos de Israel huyeron delante de los filisteos, y cayeron muertos en el monte de Gilboa.
Y los filisteos persiguieron a Shaul y a sus hijos, mataron a Jonatán, a Abinadab y a Malkishúa, hijos de Shaul.
Y la batalla se tornó muy dura contra Shaul, y le alcanzaron los flecheros, y tuvo gran temor de ellos. Entonces dijo Shaul a su escudero Saca tu espada, y traspásame con ella, para que no vengan estos incircuncisos y me traspasen, y me deshonren. Mas su escudero no quería, porque tenía gran temor. Entonces tomó Shaul su propia espada y se echó sobre ella.
Y al ver su escudero a Shaul muerto, él también se echó sobre su espada, y murió con él. Así murió Shaul en aquel día, juntamente con sus tres hijos, y su escudero, y todos sus varones.

Indice de ¿Sabias Que...?  
 
 

 

  .  
.

Busca el libro con tu nombre aquí


Frases inspiradoras

En esta época moderna, donde hay tanta tecnología e innovación, es cuando más falta hace la energía humana salida directamente del corazón, y transmitida personalmente, sin la mediación de ningún intermediario tecnológico; esa pequeña pero gran acción es capaz de revivir las esperanzas y renovar la energía de la persona con quién hablamos, y también la nuestra propia.

—————

No siempre es suficiente con la buena disponibilidad, y la capacidad individual, ha veces para triunfar también hay que valerse de la creatividad.

—————

Donde hay unión no hay traición, pero si surge división, la invasión de los sentimientos de odio y rencor crecerán y se multiplicarán, y nadie ganará; por eso, siempre es bueno multiplicar los esfuerzos para conservar la unión, que aunque mucho se pierda en lo que respecta a los deseos personales, será mucho más lo que se gane por el efecto de la fuerza grupal conjunta.


 

Conoce la Energía
de las letras de
tu NOMBRE


¡Este libro te ayudará a superarte!

Vídio de Presentación

 

¡Imperdible!

¡Más Novedades!

  .  
.

¡Únete a la página y conoce todas las novedades!

Click aquí


¡Ya está en librerías!

  .  
.

 

Clik aquí para saber más


¡La novedad que todos estaban esperando!

Si te apasiona la Mística y la Numerología, te recomendamos leer un libro que seguro te fascinará: Numerología y Cábala. Es una obra elaborada a tu medida.

En el mismo encontrarás un compendio completo de las letras hebreas y las enseñanzas místicas que surgen de las mismas. Además, hallarás el desarrollo y la explicación de temas trascendentales, vistos según la óptica de la Numerología y la Cábala.

Todo está explicado en forma clara y amena. Muy recomendado: IPara conocer más sobre el libro Numerología y Cábala, click aquí

     
.

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin