Relatos

Trabajar creando y con fe, pero sin quitarle al otro

Había un hombre que tenía la concesión de toda la pesca que se realizaba en las dependencias dominadas por el rey, y la suma que pagaba el concesionario era bastante alta, por lo que ningún otro postulante ofrecía superar la oferta, sino que directamente, cada año, este individuo tomaba la concesión.

Solo que una temporada fue un señor y tomó de manos del rey la concesión de la pesca por todo ese año, y el rey le extendió el certificado correspondiente que lo habilita como tal para obrar con absoluta libertad en la explotación de ese rubro.

Pero cuando el que tomaba la concesión cada año.

Se enteró de esto, fue a lo del rey y le planteó su malestar por el asunto, mencionándole que cada año, él tomaba la concesión, le pidió explicaciones por qué esta vez ni siquiera le consultó antes de tomar la determinación final, dándole la concesión a alguien que se presentó en forma espontánea, puesto que no es correcto dar la consignación a una persona que aparece en esas condiciones.

El rey le responde: "Ya le he extendido el certificado, y lo que el rey escribe no tiene vuelta atrás, pero tú puedes elegir otros rubros para tomar en consignación y te extenderé el certificado correspondiente".

El individuo le informa que no desea sacar por la fuerza la fuente de alimentación de otros como lo hizo este sujeto conmigo, por eso pido que me otorgues en consignación una cosa nueva que aun no has dado a ninguna persona en toda la historia, no tu, ni los reyes que te antecedieron.

El  rey le pregunta: ¿Cómo es esa cosa?.

Entonces el hombre le explica su intención: "Concédeme la explotación del aire, ya que después de todo, eres el rey y esta tierra te pertenece y todo el aire que hay en ella y todo lo que reside en ella también es tuyo".

El rey exclama: ¿Qué piensas hacer con el aire?, además ¿Cómo lo atraparás y a quién se lo venderás?, y en caso que lo logres agarrar ¿Cómo lo podrás mantener guardado en tu propiedad?.

El hombre le contesta: "Yo se lo que hacer con él!, solo tu, mi señor rey, toma el dinero correspondiente por el aire y guárdalo con el tesoro del rey y extiéndeme el certificado correspondiente, y yo haré lo que haré con él.

Solo que por ser esta una cosa nueva, es necesario proceder como con todas las concesiones de cosas nuevas que el rey otorga, o sea, es necesario escribir el nombre de la cosa y el valor que yo abono por la misma en carta pública, y el encargado de esta sección mostrará la carta a cada uno de los habitantes de la ciudad, ya que si hay alguien que agrega sobre el monto que yo ofrezco, será escrito ese valor en la carta, y darás en ella un tiempo de diez días o más, y al finalizar el tiempo estipulado, se le otorgará la concesión al mejor postor".

Así hicieron, y se escribió la carta correspondiente, y el individuo escribió en la misma que ofrece diez mil monedas de oro, y el encargado llevó esta carta a los habitantes del lugar, y fue motivo de burla ante los ojos de ellos, y dijeron ¿Qué va  a hacer con el aire?, además ¿Cómo lo agarrará, y a quién se lo va a vender?.

Consideraron entonces al hombre como insano mentalmente al ofrecer por el asunto la suma de diez mil monedas de oro. Y luego de finiquitado el tiempo otorgado para aumentar las propuestas, y no se encontró nadie que ofrezca superar la suma, se otorgó al individuo la concesión del aire y se le extendió el certificado correspondiente que lo habilita para hacer uso del mismo por el lapso de un año.

He aquí que la primer semana fue  a lo de todos los trabajadores que tenían un oficio relacionado con el hierro y el cobre, y a lo de los refinadores de oro y plata, cuyo trabajo es hecho a través de fuelles que funcionan expulsando aire al fuego, para avivarlo.

Entonces les preguntó: ¿Cómo ustedes hacen para encender el fuego y realizar vuestra labor?.

Ellos le respondieron: "A través de estos fuelles, en los que el aire ingresa, y sale con fuerza para avivar el fuego y así se realiza nuestro trabajo".

Al instante les informa: "Ese aire es mio, ya que lo adquirí de manos del rey como consta en este certificado.

Abónenme el dinero correspondiente al aire que utilizan".

Les estableció a cada uno una suma fija a pagar semanalmente de acuerdo al aire que cada cual utilizaba hasta la finalización del año.

A la semana siguiente se dirigió a lo de los dueños de veleros, los cuales gracias a las velas de las que están provistos, las embarcaciones se desplazan impulsadas por el viento marítimo.

Les comunica. "El viento es mío, como lo indica este certificado otorgado por el rey!, denme el importe correspondiente por el aire que usan!".

Les estipuló una suma fija de acuerdo a lo que cada uno utiliza a abonar cada mes hasta la finalización del año.

A la tercer semana se dirigió a todos los dueños de casa que tienen ventanas en sus viviendas que abren para ventilar la casa o para que entre aire.

Les pregunta: "¿Para qué tienen ustedes esa ventanas?", ellos le manifiestan: "Para que entre aire al interior de la casa".

Les hace saber: "El aire es mío, páguenme por el uso del mismo!". Y les fijó una cuota a abonar hasta finalizar el año.

A la cuarta semana reclamó de cada uno delante de las autoridades gubernamentales, haciendo alusión a que si cada persona obstruiría sus fosas nasales, esto provocaría que no ingrese ni salga aire, terminando en poco tiempo con el fallecimiento del individuo.

Entonces le fijó una cuota fija a cada persona hasta fin de año.

Todos se fueron a quejar delante del rey por esta cosa, la cual es nueva y jamás se escuchó sobre algo semejante, haciendo alusión a que este hombre reunió gracias a este nuevo impuesto muchísimo dinero.

El rey les respondió "¿Qué puedo hacer?, ya le escribí el certificado, y la palabra del rey no vuelve atrás!.

Aprendemos con este relato la importancia de no quitar a los otros de su fuente de ingresos, si alguien tiene un negocio de artículos de bebés, no vayamos a ponerle uno justo al lado y hacerle una propuesta mejor al proveedor de pañales para vender más barato.

Pensemos en hacer cosas nuevas, abramos una farmacia, un puesto de venta de golosinas, o lo que sea, pero sin sacarle a otro de su pan. Si así procedemos, seguro que Hashem contestará nuestras plegarias y nos mandará todo lo que necesitamos.

Pero debemos cuidar además, de ser superiores al protagonista de nuestro relato, ya que él provocó una nueva carga a toda la población, aplicándole nuevos impuestos que jamás habían existido.

Hay muchos medios para lograr nuestro pan de cada día sin necesidad de molestar a los demás, solo debemos buscar de no meternos en el terreno de los otros, buscar un rubro que todavía no se instaló en la zona, y que Hashem nos bendiga por obrar con fe en nuestra labor para traer el alimento a casa. 

Indice de Relatos  
 
 

 

  .  
.

Busca el libro con tu nombre aquí


Frases inspiradoras

En esta época moderna, donde hay tanta tecnología e innovación, es cuando más falta hace la energía humana salida directamente del corazón, y transmitida personalmente, sin la mediación de ningún intermediario tecnológico; esa pequeña pero gran acción es capaz de revivir las esperanzas y renovar la energía de la persona con quién hablamos, y también la nuestra propia.

—————

No siempre es suficiente con la buena disponibilidad, y la capacidad individual, ha veces para triunfar también hay que valerse de la creatividad.

—————

Donde hay unión no hay traición, pero si surge división, la invasión de los sentimientos de odio y rencor crecerán y se multiplicarán, y nadie ganará; por eso, siempre es bueno multiplicar los esfuerzos para conservar la unión, que aunque mucho se pierda en lo que respecta a los deseos personales, será mucho más lo que se gane por el efecto de la fuerza grupal conjunta.


 

Conoce la Energía
de las letras de
tu NOMBRE


¡Este libro te ayudará a superarte!

Vídio de Presentación

 

¡Imperdible!

¡Más Novedades!

  .  
.

¡Únete a la página y conoce todas las novedades!

Click aquí


¡Ya está en librerías!

  .  
.

 

Clik aquí para saber más


¡La novedad que todos estaban esperando!

Si te apasiona la Mística y la Numerología, te recomendamos leer un libro que seguro te fascinará: Numerología y Cábala. Es una obra elaborada a tu medida.

En el mismo encontrarás un compendio completo de las letras hebreas y las enseñanzas místicas que surgen de las mismas. Además, hallarás el desarrollo y la explicación de temas trascendentales, vistos según la óptica de la Numerología y la Cábala.

Todo está explicado en forma clara y amena. Muy recomendado: IPara conocer más sobre el libro Numerología y Cábala, click aquí

     
.

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces