numerologia

Casa
 
 

Preguntas

.
   

Las Preguntas de la gente.


Respuesta número: 1783

Pregunta enviada por: David

Tema: Sueños con éxito

Shalom uBrajá Rabí!!.

¡¡Estoy realmente muy contento de poder escribirle después de tanto tiempo de no hacerlo!!, porque ha de saber que mi posición económica no es muy favorable, y que durante un tiempo no tuve la posibilidad económica de rentar un PC. Pero todo es voluntad del Eterno, HaKadosh, Baruj Hu, y hay que someterse a ella.
Pero ahora Él me ha dado la oportunidad de comunicarme nuevamente con usted.
¡Bendito sea El Eterno y Bendito sea Su Nombre Kadosh!.

Ahora mis dudas:

Hace algunas semanas tuve un sueño (bueno, ya ha de saber que de mis sueños solo recuerdo la parte final) donde yo subía a una Bimáh y comenzaba a dar un comentario de una Parashá. Estaba vestido de blanco y envuelto en un Talit blanco con franjas azules. La Bimáh estaba en el extremo derecho de la sinagoga, y tenía unas ventanas (o ventanales porque eran de gran tamaño) a mi lado derecho también. Los congregantes se veían atentos a mis palabras. No alcanzaba ver el extremo izquierdo.

Este sueño se repitió un par de veces y luego dejé de soñar eso hasta que tuve el sueño que contaré a continuación y después de éste que contaré volví a soñar el que acabo de contar.

Hace poco tiempo, (en realidad la semana pasada) tuve otro sueño bastante (pero bastante) extraño.

Me ví en un salón de ballet, usted sabe, con espejos y grandes ventanales por donde se ve mucha luz. Los bailarines acababan de salir del salón cuando yo entré. Lo curioso es que yo tenía puestas unas puntas de ballet, y por la confianza que le tenía a la maestra se veía que la conocía de hacía tiempo, aunque en mi sueño no vi su cara. Hice algunos pasos de ballet y luego salí del salón. Entré a un cuarto cuadrado y pequeño donde había mucha gente, y al fondo en el lado izquierdo había una puertecilla pequeña. Me acerqué para salir cuando vi a la que yo interpreté como la hermana de uno de mis compañeros de escuela (quien en la realidad no tiene hermanos ni hermanas). Ella me dio una bolsa blanca de papel, como esas bolsillas donde ponen el pan, pero pequeña; tenía una nota escrita en un pedazo de hoja de cuaderno que decía de quién era el regalo (porque se supone que era un regalo) y para quién era. La muchacha solo me dijo:

-puedes darle el regalo, y si no la encuentras voy a estar afuera, me lo regresas-. Luego ella se va y me deja con el regalo. tan pronto se fue, me percaté de que adentro de la bolsa había algo vivo (inmediatamente pensé en ranas) y que en realidad se trataba de una broma a la persona a quien se dirigía el paquete. Crucé la puertecilla y entré a un tunel (donde yo suponía estaba la salida) para salir a regresarle el paquete a la muchacha, y cuando salí del tunel vi un patio muy grande con una jardinera muy grande y un árbol enorme dentro de ella. Vi a la muchacha, pero no me acerqué a ella, sino que me dirigí a la jardinera y me senté sobre ella. Estaba un poco alta, tanto como para que mis pies no tocaran el suelo. A mi izquierda había como unos trapos, (que parecían como chamarras o sudaderas), de color rojo tirados, y ahí puse la bolsa blanca. De repente los bichos que estaban dentro de la bolsa (relativamente pequeña) comienzan a moverse, y del interior de la bolsa sale un inmenso sapo (horrible, por cierto) color verde militar (así, con granos y todo) y luego salen otras cuatro o cinco ranas del mismo color, y saltan por el patio grande.

Un último animal queda en la bolsa, pero al salir se esconde entre los trapos que estaban a mi lado, y comienza a gruñir como un oso. Yo me imaginé como una serpiente, pero al salir el animal, se notó que era otra rana, pero de color verde fosforescente, casi amarilla, y también saltó al patio, donde había perros, y las ranas (que ahora ya eran al rededor de 15 o 20) y el sapo, y la rana fosforescente perseguían a los perros, quienes daban brincos fenomenales de gran altitud. Cuando las ranas o el sapo pasaban cerca de mí, no sentía nada, pero cuando algún perro, perseguido por alguna rana, se acercaba a mi sentía un temor muy grande. De repente, escucho una voz femenina detrás de mí. ¡Era un perra hablándome! Parecía como uno de esos perros australianos dingos. Realmente no entendí muy bien lo que me dijo, pero alcancé a distinguir esto: -tu miedo hacia los perros es irreal, es ficticio, lo superarás, pero no podrás superar tu miedo al negro- (o algo parecido). Después de esto volteo hacia el frente y ya no hay ni sapo, ni ranas ni perros. Me bajo de la jardinera y cuando me paro, digo algo mas o menos así: -¡ah, si tengo los pies en la tierra estoy en la realidad- o algo que se le parece. luego volteo a ver a la perra que me estaba hablando, y ya no era más una perra, sino una mujer, una muchacha, novia de un conocido (gentil) mío. Volteo hacia el frente, y cuando regreso la mirada hacia atrás ya no era mas ella, sino mi conocido gentil. Y ahí termina mi sueño. Como dos días despupés de este sueño tuve el anterior otro par de veces.

Quisira saber qué significado tienen estos sueños. Recuerde que el primero se reptió unas cuantas veces y este último solo una vez.

Saliendo del tema, quisiera, solo si desea, saber si puede contestarme las siguientes preguntas:

1.-¿De qué país es, es decir, es judío qué -argentino, boliviano,
estadounidense, qué se yo-?
2.- ¿En qué país radica?
3.-¿A qué comunidad pertenece o dirige?
4.-¿Podría visitarlo algún día ?

Si es un atrevimiento de mi parte, le ruego me disculpe e ignore estas preguntas.

Ha sido un verdadero placer escribirle nuevamente Rabí, y le ruego que me disculpe por quitarle su valisísimo tiempo de estudio de Toráh. Perdone Rabí.

Le deseo lo mejor de todo, y que el Eterno, HaKadosh Baruj Hu, le bendiga a usted y a toda su familia y comunidad con más conocimiento de Toráh, con muchas más oportunidades de cumplir mitzvot, con los correctos caminos para amarLo y temerLe, y sobre todo, con Shalom. Y que en estos mes del mes de Elul, le ilumine en el camino de la Tesuváh.

Shalom uBrajá Rabí, y discúlpeme por molestarlo tanto.

David.

Respuesta a cargo de R' David ben Israel:  

Shalom David:

Es probable que la vestimenta blanca represente el día de Rosh Hashaná, el año nuevo judío en el que se realiza el juicio a cada criatura, para designar su suerte en el año entrante.

El final subiendo a la tarma -Bimá- para leer una sección de la Torá, representa el apego a El Eterno y Su sagrada Torá. Esto puede considerarse como un verdadero triunfo de los valores espirituales por sobre las tentaciones mundanas y materiales. 

El suceso que narra a continuación, se relaciona muy probablemente con el proceso intermedio, antes de la victoria. Es decir, las tentaciones que se presentan para intentar hacer trastabillar a la persona y que no logre la elevación espiritual.

Las ranas se relacionan con la plaga que sobrevino al pueblo de Egipto, quienes habían esclavizado a Israel, y los maltrataron, y humillaron a más no poder, alejándolos del servicio a El Eterno. Pero finalmente los hijos de Israel clamaron a El Eterno, y éste los liberó de las garras del opresor. Aunque antes de hacerlo, El Eterno envió a los egipcios 10 plagas, entre las que se encontraba la anunciada. 

Una vez liberado, el pueblo judío tropezó con las mujeres medianitas, quienes los tentaron por consejo de Bilam. Esto está relacionado con la parte del sueño que cuenta donde aparece una perra -animal prohibido de ser consumido por los judíos- que muta en mujer gentil -prohibida para un judío de ser tomada como mujer-. 

Estas tentaciones expresadas en este sueño, culminan con el éxito de sobreponerse a ellas, subir a la tarima -Bimá- vestido de blanco, y leer un trozo de la Escritura encomendada por El Eterno.

Le recomiendo que se esfuerce en estudiar detalladamente la sección que habla de las plagas de Egipto, el Éxodo, y las tentaciones que los hijos de Israel tuvieron en el camino. Este será un medio concreto para protegerse de las tentaciones que alejan del desarrollo espiritual y el apego a El Eterno. Asimismo le permitirá progresar y avanzar en su desarrollo como persona. 

Nota: Respecto a lo que pregunta al final, es posible visitarme si viaja a Israel, donde resido, o si ocasionalmente emprendo un viaje a otro lugar, aunque aun no programé hacerlo.

Shalom vehatzlaja

R' David ben Israel  

Artículos relacionados
 
Generales

 

Regresar a Indice de Preguntas                             Regresar a Página de Inicio del sitio
   
.
 
Casa