Preguntas y respuestas

Respuesta número: 2104

Pregunta enviada por: Yoel

Tema: El espacio del futuro

Estimado Rabino, gracias por su amabilidad. Mi pregunta es la
siguiente: despues de la llegada de nuestro mesias y la recontruccion del templo y de la resurreccion, ¿Donde vivira tanta gente resucitada de todas las epocas, y que funcion tendra el templo, si se seguiran expiando pecados por toda la eternidad o si sera una reliquia del pasado? como encajar todo esto ayudeme por favor porque hay cosas que no comprendo

Respuesta a cargo de R' David ben Israel:  

Shalom Yoel:

Respecto a la expiación de los pecados, eso ocurrirá y será necesario mientras tengamos el mal instinto que nos insta a pecar. Pero en el futuro el mismo será erradicado y no habrá más pecado en el mundo. (Véase Talmud, tratado de Sucá Cáp. V, folio 52a)

Concerniente al espacio que se requiere para que habiten las personas que vivieron durante las generaciones pasadas, no representa ningún problema para El Eterno. En el pasado también existió este fenómeno en reiteradas ocasiones, como el arca de Noé. Sobre ello está escrito: “Hazte un Arca de madera de ciprés; hazle compartimentos y cúbrela por afuera y por dentro con brea. Así es como deberás hacerla: trescientos codos de longitud; cincuenta codos de ancho y treinta codos de altura.” (Génesis 6:14-15) 300 codos son aproximadamente 150 metros, y 50 codos, 25 metros. Esta embarcación de un tamaño relativamente tan pequeño albergó a todas las especies animales que había sobre la faz de la Tierra. ¿Sorprendente verdad?

Lo mismo aconteció con el Templo Sagrado, durante las congregaciones anuales todos los miembros de Israel se reunían en el Templo, y había espacio para que todos realicen la prosternación sin molestarse los unos con los otros. En la Mishná, en el tratado de Pirkei Avot, consta este detalle, y los exegetas explican más pormenores de este fenómeno: La gente que asistía al Templo en las festividades, lo hacía en forma masiva. La tremenda concurrencia provocaba que en muchos casos, debido a los apretujones, los pies no toquen el suelo, quedando las personas suspendidas en el aire. Pese a esta situación, cuando llegaba el momento de prosternarse a tierra, durante el servicio, cada uno lo hacía fácilmente, abriéndose milagrosamente un espacio de cuatro codos para cada individuo. (Véase Avot 5:5)

Ya lo ve, para El Eterno no representan ningún problema el espacio ni las dimensiones. Así será en el futuro y si lo merecemos podremos apreciar las maravillas de Dios en forma manifiesta.

Shalom Vehatzlaja

Indice de Preguntas

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Untitled Document