Preguntas y respuestas

Respuesta número: 1980

Pregunta enviada por: Joel

Tema: Problemas sin solución imnmediata

Estimado Rabino

Tenga usted un cordial saludo

Mi inquietud es acerca de la plegaria y su respuesta por parte del Eterno. Desde hace muchos años vengo teniendo una serie de problemas, siempre trato de luchar y buscar la mejor solución para estos.

Cuando voy en busca de una respuesta de por qué es tan agobiante mi situación, y qué debo hacer; siempre me dicen que es mejor recibir bien oculto que bien rebelado; respuesta que por supuesto no me soluciona ninguna duda. Por lo tanto opté por resignarme y aguardar suplicándole misericordia al Eterno en mis plegarias.

Pero desde hace algún tiempo los problemas vienen en aumento y además de eso me vi enfrentado a mi situacion de cara al futuro, es decir, la universidad, desde ahi la lucha se hizo mas constante para lograr un cupo en una universidad estatal o una beca en el exterior dada la mala situacion del país. Pero la espera se ha hecho eterna pasan los años y toda lucha que emprendo es infructuosa, lo cual es algo desalentador.

Mi pregunta es a cerca de si la plegaria es valida, ¿vale la pena hacerlo? o hacerla no tiene algún sentido.

Agradezco su gentileza.

Atte.

Joel

Respuesta a cargo de R' David ben Israel:  

Shalom Joel

La situación que atraviesa es bastante difícil de sobrellevar, más por el modo en que está viendo las cosas.

Para explicar mejor la cuestión, lo llevaré a un extremo.

Observe que en el mundo hay personas que nacen con problemas de salud. Por ejemplo diabetes. Este individuo afectado, puede pedir todo el día, durante años, en su plegaria, liberarse de esa enfermedad que lo oprime. Mas no halla eco a su petición.

¿A que se debe? ¿Acaso podemos decir que El Eterno no oye su pedido?.

De ningún modo se puede pensar esto, pues Di-s atiende cada una de las plegarias en particular. Solo que por alguna razón que no sabemos, y el Eterno sí sabe, este individuo debe soportar ser diabético y aprender a convivir con esa situación.

A partir de este momento, asumiendo tal realidad, ese hombre puede liberarse mentalmente y encarar de otro modo su vida. Solicitará al Eterno que lo libere de su enfermedad, pero sabrá que si esto sucede, será un milagro. Pues es precisamente eso lo que este hombre necesita. Mas no desesperará si eso no ocurre, ya que es conciente de lo dificultoso que resulta lo que requiere.

Antes bien, si Di-s hace a este sujeto el milagro de curarlo, en ese caso, para mantener el equilibrio que Él estableció en el universo, probablemente deberá sobrevenirle un sinsabor que equipare al anterior. El cual le será mucho más difícil de soportar.

En síntesis, no siempre conviene acreditarse un milagro por la insistencia de nuestras solicitudes. Existen ocasiones en las cuales uno debe tranzar con sus desdichas, y asumir una vida plena y alegre, aprovechando en contrapartida, todos los medios que Di-s nos da.

De este modo, uno está en condiciones de tomar conciencia, que si las cosas no salen como deseamos, pese a que le pedimos a Di-s con insistencia, no debemos desesperar. Pues Él sabe que es lo mejor para nosotros, y tal como un hijo le pide a su padre un billete, y este a veces no se lo da, porque sabe que su hijo adquirirá con el mismo algo que no le resultará beneficioso. Del mismo modo, el Eterno, nos priva de ciertas cosas, que sabe no nos conviene recibir, porque no nos beneficiarán.

En síntesis:

¿Debemos pedirle a Di-s que nos ayude en temas específicos?

La respuesta es: ¡Sí!

Solo que en caso de no hallar una respuesta acorde a lo que deseamos en forma inmediata, no debemos desairarnos ni desesperar. El Eterno vio que no es el momento apropiado para que recibamos eso, y al privarnos nos está protegiendo, como un padre con su hijo.

Asimismo, así como un padre en ocasiones no conecede el pedido de su retoño por razones particulares, pero tras la insistencia del crío, finalmente le da el gusto, del mismo modo acontece con nuestro Padre Celestial. Si se trata de una petición que fue desplazada por una razón menor, mediante la insistencia, es posible lograr recibir lo que queremos. Aun a veces, también es posible adjudicarse cosas de mayor porte de este mismo modo. Esto es así, porque el Eterno ama nuestras plegarias, como un padre ama que su hijo le solicite lo que desea.

Shalom Vehatzlaja

Indice de Preguntas

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Untitled Document