Numerología

Las Festividades

Parashat Emor

La sección de la Torá "Emor" comienza hablando de la impureza que contrae el cuerpo al retirarse el alma del mismo, efecto conocido como "fallecimiento". Y precisamente tras ocurrir el desenlace mencionado a alguno de los parientes cercanos, el individuo recita por el finado "kadish". 

Para recitar kadish, es necesario contar con al menos 10 varones judíos mayores de trece años, quienes responderán "amén" al concluirse cada una de las estrofas que componen esta alabanza.

"Amén" significa "así sea", pues la raíz de la palabra es "emuná", que denota "fe", lo cual implica que al pronunciar "amén", tenemos fe en que la alabanza que están recitando se cumplirá.

Amén en su original en Hebreo se escribe   y su valor numérico es 91.

A partir de este valor, sabemos que recitando el Kadish uno demuestra fe plena en que Di-s es uno. Decimos esto, porque sumando entre si el valor de "amén" obtenemos como resultado 1.

= 91

Ahora sumamos 9 +1 = 10 

y finalmente 1+ 0 = 1 

El Shabat 

Luego de hablar de este tema, la Torá pasa a detallar por que parientes cercanos se impurificarán los oficiantes del Templo Sagrado, que son los Kohanim, participando del entierro de ellos. Asimismo, son descriptas a cuales son las leyes de pureza que deben guardar. Posteriormente, es abordado el tema de las ofrendas animales que serán acercadas en el altar para expiación.

Promediando la sección, la Torá comienza a referirse a las festividades. En primer orden, cita al "Shabat".

Shabat se escribe así: 

Y si deseamos saber el efecto que puede causar el Shabat en nuestras vidas, solo debemos prestar atención a lo que hay detrás del mismo, y también a continuación, es decir, observando las letras anteriores y posteriores del Shabat, obtendremos su efecto.

Esto es lo que hay después del Shabat 

Después de hallamos las letras de la palabra que significa "corona".

Este cálculo es posible porque, después de viene en el alfabeto Hebreo la letra , después de viene , y después de no hay más letras, lo que nos obliga a comenzar el abecedario nuevamente, por lo que hallamos a la letra . Tenemos que después de viene , o sea, la "corona" espiritual destinada a ser colocada en la cima del cuerpo, que es la cabeza.

Esto es lo que hay antes del Shabat 

Ahora veremos que sucede con las letras anteriores al , tenemos que antes de viene , antes de , viene , antes que , viene , ha resultado que antes de , consta , que es cabeza. Esto significa, que debemos utilizar la cabeza para estudiar las leyes del Shabat y cumplirlas, y a través de ello, solo restará presentar la "cabeza" delante de Hashem para recibir la "corona". Y debemos saber que también Hashem posee una "corona", la cual es completada diariamente a través de los "amén" que se contestan ante el recitado del kadish. (Jaguigá cap. 2).

La Festividad de Pesaj

Prosigue la parashá hablando de Pesaj, la festividad en la que se conmemora la salida de Egipto. Veremos que se origina a partir de la misma. 

Pesaj, se escribe .

Para nuestro cálculo, utilizaremos el sistema  "At-bash", que consiste en cambiar la primera letra por la última, la segunda por la anteúltima, la tercera por la antepenúltima, y así sucesivamente, de acuerdo a esta tabla:

Ahora si, convertimos a At-bash:

Nos quedó que: = que significa reparar, cuidar y proteger.

Asimismo, tiene las mismas letras que que significa "hablarás"

Esto implica que el Todopoderoso reparará en nosotros y nos cuidará si "hablamos", relatando en el "seder" (orden) de Pesaj los milagros que nos Hizo, al sacarnos de Egipto.

Otro detalle importante.

Si calculamos el valor numérico de , resulta que = 74 

(pues = 6, = 60, = 8).

Además...

Los términos   (sabe) y (testigo), también tienen un valor numérico de 74 

(pues = 70, y = 4).

Es decir, debemos "saber" lo que aconteció en Egipto, y los pormenores de como Hashem sacó al pueblo de Israel de allí, para relatarlo ("hablar"), a nuestros hijos, durante la festividad de Pesaj cuando ellos formulen "las cuatro preguntas". Y a través de ello, estaremos "atestiguando" sobre la veracidad de la Torá y la unicidad de Hashem, pues precisamente las letras y fueron resaltadas notoriamente, siendo escritas en un tamaño mayor en la Torá, en el versículo de "Shemá Israel" (Devarim 6: 4) que expresa la unicidad de Di-s.

La cuenta del Omer 

Prosigue la parashá "Emor" mencionando la ofrenda del "Omer", que era traída por la nueva cosecha. Allí,  se encomienda contar durante siete semanas completas la cuenta del Omer, que culminará en el día de la Festividad de Shabuot (la fiesta de la entrega de la Torá).

Esta cuenta del "Omer" está estrechamente vinculada con las distintas esferas que poseen propiedades singulares y afectan el mundo de diferente manera, las cuales son llamadas "sefirot". Estas "sefirot" son atributos específicos que emanan directamente del Todopoderoso y se combinan entre ellas, en los días de la cuenta del "Omer". Las esferas citadas que se combinan son: "jesed" = bondad, "guevurá" = severidad, "tiferet" = armonía, "netzaj" = victoria, "hod" = esplendor, "iesod" = fundamento y "maljut" = reinado.

El primer día se combina "jesed" con "guevurá", el segundo "jesed" con "tiferet", y así sucesivamente hasta que se completa la combinación de todas las sefirot unas con las otras, siendo este, el día 49 de la cuenta del Omer, que desemboca en la festividad de Shabuot.

Estas emanaciones afectan directamente nuestras vidas en forma particular y general. Y si analizamos un poco la palabra "Omer", que en su original en Hebreo se escribe nos percataremos de ello.

Si prestamos atención a las letras anteriores a , hallaremos la palabra que significa "quitar", pues a través de estas emanaciones que se combinan en los días de la cuenta del "Omer" podemos quitarnos las malas influencias que obstruyen nuestro ascenso espiritual, por eso la necesidad de prestar atención a la citada cuenta y hacerlo como es debido durante los 49 días, desde su comienzo, que tiene lugar el segundo día de Pesaj.

Si convertimos la palabra obtenida, al sistema antes mencionado de At-Bash, obtenemos como resultado la palabra que tiene un valor numérico de 32. Pues la letra = 4, = 20 y = 8, o sea, los valores de estas letras arrojan un total de 32, que es el mismo valor numérico de que significa corazón. Aprendemos que este trabajo de "quitado" de los estorbos que nos impiden crecer espiritualmente a través de las emanaciones que se manifiestan durante los días de la cuenta del Omer, logramos purificar y alegrar nuestro corazón.

Veamos ahora que ocurre con las letras posteriores a . Resulta tras calcularlas, el término que son las mismas letras de la palabra que significa "alma". Vemos de aquí, que estas emanaciones que se manifiestan durante los días de la cuenta del Omer, afectan directamente al "Alma". Y no solo eso, sino que lo hacen de manera positiva, pues si convertimos la palabra a "At - bash", obtendremos el término que significa "Bueno". Es decir, que esa influencia provocada por las emanaciones es "buena" para nuestra "alma".

Rosh Hashaná

Prosigue la Torá en nuestra parashá "Emor", con la mención de la festividad que tendrá lugar "al son de trompetas", o sea, "Rosh Hashaná", que es "El Día del Juicio". Rosh Hshaná se escribe así: , y si calculamos su valor numérico, obtendremos la cifra de 861. Sumando estos números entre si calculando lo que se denomina el "mispar katán", que significa número pequeño, llegaremos a este resultado: 15. Siendo precisamente 15 el valor numérico de uno de los nombres de Di-s que denota severidad en el juicio, o sea . Tenemos que en la esencia misma del nombre que se atribuyó al Día del Juicio, la influencia del nombre de Di-s que denota tal atributo.

Yom Kipur

Sigue la parashá su curso y menciona el "Día del Perdón", o sea, "Yom Kipur". Si prestamos atención, veremos que la esencia misma de este día, en el cual se manifiesta un acto de perdón por parte de Di-s hacia Sus criaturas, se encuentra representada en la raíz del vocablo que representa tal virtud. Pues el nombre de Yom Kipur, se origina en la raíz que significa "perdonar", y si calculamos el valor numérico de obtendremos el resultado de "300".

Ahora tomamos el nombre de Di-s que denota piedad, que es el empleado para perdonar, es decir, , convertimos sus letra a At-Bash, las sumamos, y obtenemos la cifra de "300", exactamente la misma de que significa "perdonar".

Sucot (la Fiesta de las Cabañas)

Por último, aborda la parashá Emor, la festividad de las cabañas, o sea, "Sucot",  en la que existe mucha alegría, más que en todas las demás fiestas. Esta festividad requiere habitar en una cabaña, ya que Di-s nos sacó de Egipto y nos hizo habitar en cabañas. Para recordar eso, debemos construir y habitar en cabañas, y en base a ello, se llama la "fiesta de las cabañas". Veamos la influencia de la cabaña en la persona, que es lo más importante de la celebración.

Cabaña en su original en Hebreo se dice . Si ahora calculamos el valor numérico de , obtendremos la cifra 91, que es el mismo valor numérico de la palabra .

De este modo, se relaciona el principio amargo de la parashá, el cual habla de muerte y recitado de kadish, tras el cual se responde , que tiene un valor numérico de 91, con este final que tiene el mismo valor numérico de 91, pero representado en una , emblema de la mayor de las alegrías. Este inicio y este final nos dejan un claro mensaje: "Todo pasa". No debemos quedarnos con el dolor inicial de los contrastes que la vida nos ocasiona, es nuestro deber sobreponernos y de este modo llegar al final feliz dentro de la Sucá. Y si procedemos de este modo, habremos alcanzado el nivel de 91, que es semejante al de los ángeles, pues ángel en su original en Hebreo es que también tiene un valor numérico de 91. 

Untitled Document

 

Indice de Numerología  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin