Numerología 

La Creación del Universo

El libro de Bereshit (Génesis) comienza con las palabras:  

 (“En principio Creó E-lo-him”).

El gran erudito Rashi explica al respecto: No está escrito “En principio Creó Adon-ai". ("Adon-ai" es el nombre de Di-s que denota misericordia y piedad).

El motivo es, por razón que en principio surgió ante El, la idea de crear el mundo con el atributo de la justicia, (El nombre E-lo-him denota justicia), pero el Creador Vio que en esas condiciones, el mismo no podría mantenerse. 

Por eso antepuso el atributo de la misericordia y la asoció al de la justicia. Esto se deduce de lo que versa: “El día en que Creó Adon-ai, E-lo-him la tierra y los cielos”. (En este versículo que habla de la creación se aprecian a ambos nombres juntos, el que denota piedad -Adon-ai- , con el que denota justicia -E-lo-him- lo que muestra que ambos se combinaron para la creación del mundo)

Rashi se basa para su interpretación en la regla que manifiesta que, en todo lugar donde consta el nombre de Di’s: “Adon-ai”, se refiere al atributo de la misericordia. Y todo sitio donde consta el nombre “E-lo-him”, indica justicia.  


Veremos ahora algo sorprendente. Es sabido que todo está insinuado en la Torá, y que la creación fue realizada mediante contracciones. Es decir, Hashem retrotrajo parte de su luz infinita para que quede un hueco. Luego en ese espacio que se constituyó, y que dicho sea de paso, tenía forma esférica, el Creador inyectó luz infinita para que se filtre al interior del hueco.

Posteriormente el Todopoderoso aplicó más luz infinita. La misma dio origen a una nueva esfera interior que se formó debajo de la primera. Y así hasta que se hubieron completado diez circunferencias, las cuales cada vez se hacían más pequeñas y luminosas, ya que la que se había formado primero se expandió por todo el perímetro interior, y la que se constituyó segunda, hizo lo mismo, pero lógicamente, debajo de la primera. Este es el origen de las diez esferas, llamadas "sefirot". (Todo esto puede ser contemplado con lujo de detalles en el libro “Etz Jaim”).  

Deseamos rescatar de aquí, que todo fue creado mediante contracciones. Este es el motivo por el que podemos analizar cada palabra de la Torá y extraer infinidad de explicaciones. El motivo es, porque como es sabido, todo este proceso de filtrado de la luz infinita, que dio origen a las esferas y los pasos subsiguientes, todo fue creado mediante la palabra del Todopoderoso, tal como lo declaran los versículos iniciales de la sección Bereshit (Génesis).  


La explicación de Rashi implícita en la primera palabra de la Torá

Analizaremos ahora la resolución de Rashi, y comprobaremos que la misma se encuentra implícita en el interior de la primer palabra que da origen a la creación.

Como dijimos, la Torá comienza con el término.

Rashi en su explicación mencionó, que en la creación del universo, Hashem antepuso el atributo de la misericordia. Esto se refleja en nuestra palabra de la siguiente manera:

Existe un sistema de intercambio de letras llamado "At- bash", el cual  consiste en intercambiar la primera letra del abecedario por la última, la segunda por la anteúltima, la tercera por la antepenúltima, etc.). Esta es la tabla de intercambio de letras en At- Bash

Como vemos, la se  cambia por , que tiene un valor numérico de 300.

En síntesis: 

   


Analicemos ahora el nombre de Hashem que denota misericordia, y es el que el Creador antepuso para realizar su obra

“Adon-ai" en su original en Hebreo se escribe. Si a este nombre le aplicamos la regla de “At-Bash”, tenemos que se intercambia por . Además se intercambia por y por . Nos queda: , palabra que tiene un valor numérico de 300.  

Ya que: 

En síntesis:

Resulta teniendo en cuenta que tiene un valor numérico de 300, y en At-Bash = , que obtenemos como resultado:

Apreciamos el nombre de Hashem que denota misericordia investido en la primera letra de Bereshit.  


Tenemos hasta aquí que Hashem con su atributo de misericordia Creó. Porque la primera parte de la palabra es que significa “Creó”.

Y la última parte del vocablo , o sea, debería indicarnos el nombre “E-lo-him” que representa el atributo de la justicia, para que se complete nuestra teoría.

Efectivamente, sabemos que cada letra se compone de una parte revelada y una oculta. Por ejemplo, en Español, si pronunciamos "f", tenemos que "f" es lo revelado de la letra, o sea, lo que se pronuncia y escucha. Pero a su vez, en su totalidad se escribe "efe", tenemos que las letras ocultas de "f" son las dos "e", esto es "ee". 

De acuerdo a este sistema procedemos con las letras Hebreas, y sabremos el valor revelado de las mismas (llamado "Galui"), y el valor oculto (llamado "Neelam").  

Tomemos ahora los caracteres de , y veremos cuales son sus valores ocultos 

 

 

Sumemos ahora los resultados de los valores ocultos de las tres letras de  

60 + 10 + 16 = 86   


Veamos ahora el valor numérico de E-lo-him, que en su original en Hebreo es :

Resulta

Esto es, el nombre de Hashem que denota justicia indicado en la última parte de la palabra , con lo que nos quedaría exactamente la teoría que sentenció Rashi

Untitled Document

 

Indice de Numerología  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin