Comidas Tradicionales Judías

Sección de intercambio de 
Comidas Tradicionales Judías

Limpiar la casa para Pesaj

Limpieza Fácil 

(bueno, un poco más fácil!)

Este es un tema complicado, que muchas personas prefieren obviar por lo engorroso, cumpliendo solo en parte con las obligaciones de Pésaj, sin embargo, tal vez el tener ciertas cosas en consideración, nos ayuden a hacer de esta mitzvá un proceso mucho más llevadero y fácil.

Antes que nada quiero recordarles que D’s sacó a nuestro pueblo de Egipto en plena primavera...Es decir, se preocupó no solo de rescatarnos de la esclavitud, sino también de hacerlo en un momento en que las condiciones climáticas eran óptimas: no muy caluroso, tampoco muy frío...

...Todo lo que dice relación con Pesaj es bonito: La idea de re organizar nuestra casa, de deshacernos de aquello que no nos sirve, de hacerla un lugar acogedor, debería ser una experiencia agradable. 

Lamentablemente, percibimos esta labor como algo desagradable y desgastante y como resultado, nos perdemos mucha de la alegría de esta fiesta. 

No es que quisiera facilitarme esta tarea, sino, por sobre todo, cambiar mi actitud frente a ella. Pésaj no es un fastidio!. Es la época más bonita de todo el año. 

Para poder enfrentar esta labor positivamente, necesitamos dos cosas: primero que nada, conocer las mitzvot y segundo, ser creativos.

BIUR JAMETZ

Al limpiar para Pésaj lo que hacemos es cumplir con la mitzvá de "biur jametz", deshacernos del jametz. 

La Torá nos dice "tashbisu se’or mibateijem" deja que toda la masa fermentada descanse. 

El mandamiento de la Torá es que uno puede poseer todo el jametz que quiera pero en nuestra mente debe ser como el polvo: sin dueño y sin valor. 


Obviamente lo que está en nuestras mentes nadie lo sabe excepto nosotros y D’s y es fácil pensar que podríamos considerar nuestro jametz nulo cuando en realidad estamos contando los días que quedan para poder echarle el guante a esos fideos!!!

De manera que los Sabios instauraron un requerimiento para destruir FÍSICAMENTE el jametz. Esta mitzvá se llama "bedikat jametz". 

CUANDO BUSCAR

La Mitzvá de bedikat jametz debe realizarse la noche del 14 de Nisán, la noche anterior al Seder. Por qué en la noche? Porque en tu casa hay rincones que se iluminan con luz artificial y la luz artificial funciona mejor de noche...Por qué ESA noche? Los Sabios nos enseñan que si toda la comunidad se une en una noche en un mismo propósito, este tiene más energía debido a que todos nos apoyamos en un mismo objetivo. Por eso se fijó una fecha. Todos los judíos hacen bedikat jametz en la noche del 14! 

(Esto es en situaciones normales, pero cuando Pesaj recae al terminar el Shabat, como en este año, es imposible realizar la bedikat jametz -revisión del jametz- el 14, pues es Shabat, y es prohibido trabajar en ese día. Por lo tanto, cuando sucede esto, la bedikat jametz -revisión del jametz- se adelanta al día Jueves 13 de Nisán)

NUESTRA REALIDAD ACTUAL

A través de los años, nuestras vidas han ido cambiando: tenemos casas más grandes, con mobiliario distinto, muchos de nosotros trabajamos, etc. Como resultado, es prácticamente imposible hacer bedikat jametz en un par de horas de la noche del 14...aún si nos quedáramos despiertos toda la noche!!!. Solución? Comenzar los preparativos para nuestro bedikat jametz con anticipación. 

DE DÍA O DE NOCHE?

Como dije antes, la luz artificial funciona mejor de noche, por lo tanto debería hacerse bedikat jametz en la noche. Sugerencia (aquí viene la parte creativa):
Podemos registrar durante el día todo aquello que no requiera luz artificial y dejar aquellos espacios que la requieran (como los closets, rincones, interior de gavetas, etc) para revisarlos por la noche.

QUÉ ES LO QUE BUSCAMOS? QUÉ SIGNIFICA JAMETZ???

Uf! Esta es una parte fundamental: qué es el jametz!?

Definimos el Jametz como el resultado de grano fermentado. Se’or es masa ácida –masa muy fermentada que se utilizaba antiguamente para hacer fermentar otra masa. (Se tomaba un pedacito de masa fermentada y se mezclaba con masa fresca, lo cual la hacía fermentar ..se entiende?)

Entonces: La Torah nos ordena deshacernos de el Jametz y de Se’or. Noten que el Jametz es comestible y el Se’or no lo es.

Existe una tercera categoría: Jametz no comestible y que no tiene la capacidad de fermentar la masa. En realidad es basura y no es necesario deshacernos de el en Pésaj. Ej.: algún veneno.

MIGUITAS DE PAN

Existen varias opiniones al respecto pero voy a presentar una que es más fácil de entender. 

Tenemos que la tercera categoría "basura" se define como algo que no puede fermentar otra masa y que es absolutamente NO comestible. 

De acuerdo con algunas autoridades rabínicas, existe una sustancia más que puede definirse como "basura" y eso es el Jametz que sea más pequeño que un kezayit (unos 30 gramos) y que no usaríamos para nada. Esto es lo cualquiera de nosotros considera "basura" y que tiraríamos porque en nuestra mente es nulo. Las migas caben en esta categoría.

El único tipo de miga que es problemático es aquella que uno cogería con el dedo y se lo pondría en la boca. De modo que las migas que quedan en la mesa son de hecho "jametz", no así las migas que quedan en el suelo y que uno las considera polvo o suciedad.

REVISEMOS

Una miga de jametz comestible no puede permanecer en nuestra casa y debemos destruirlo. También cualquier cosa que contenga alcohol etílico –debido a que puede destilarse- está considerado como jametz comestible y debemos deshacernos de él. 

También buscamos algo que sea mayor que un kezayit, independientemente de si lo consideramos comestible o no. Si es menor que un kezayit y no es comestible, no es necesario deshacerse de él porque lo consideramos suciedad. 

Al limpiar para Pesaj, debemos eliminar todo el jametz que esté dentro del refrigerador y gavetas (pan, masas, crackers) todo eso es jametz. Aparte de eso, probablemente no encontraremos mucho jametz comestible dentro de la casa. Por lo tanto bedikat jametzno es TAN difícil. En los dormitorios, por ejemplo, no es necesario tirarse al suelo con un par de pinzas y una lupa a buscar trocitos microscópicos!

Aquí es importante dejar claro que si deseamos sacar partido de la energía renovadora que nos inunda en estas fechas, podemos aprovechar de limpiar paredes y techos, mandar a lavar cortinas, tapices y alfombras, etcétera...Por supuesto que eso no es imprescindible pero muchas familias aprovechan de hacerlo.

Cuidado, eso sí, de no sobrepasarse tanto con las tareas como para desarrollar "anticuerpos" en contra de Pesaj. Si toda esta limpieza extra se va a traducir en una actitud negativa hacia la festividad, entonces lo mejor es olvidarse del tema. 

LA PROHIBICIÓN DE COMER JAMETZ

Además de la mitzvá de bedikat jametz, existe otro aspecto aún más complicado de la limpieza de Pesaj el cual es la prohibición de comer Jametz. De hecho, si intencionalmente comemos aunque sea una molécula de jámetz en Pesaj, estaremos rompiendo una prohibición de la Torah. 

Caso #1: Los Sabios dicen que si una miga de jametz cae dentro de una olla grande de sopa, esa pequeña miga convierte a la olla completa en jametz. Incluso si sacamos dicha miga. 

Caso #2: Durante todo el año utilizamos cubiertos y loza kosher. Pero qué ocurre si utilizamos un plato que se usó para comida no-kosher hace tiempo?. La halajá es que nuestra comida seguiría siendo kosher. Hay algunas excepciones pero en términos generales, "un sabor añejo" que fue absorbido en un pote, no va a arruinar nuestra comida. Ahora bien, en el caso de Pesaj, los sabios nos dicen que si usamos un plato que alguna vez fue usado para jametz en toooooooda su larga existencia, el sabor del jametz absorbido en ese plato, por añejo que sea va a "despertar" y va convertir nuestra comida en jametz. 

Como resultado, necesitamos "de todo kosher para Pesaj", loza, cubiertos, ollas, sartenes, fuentes, manteles, etc....Además, debemos ser extremadamente cuidadoso con lo que haya dentro de la casa, en especial en la cocina. Si hay algún pedacito de jametz que pudiera llegar a nuestra cocina, debemos deshacernos de él. Y, a diferencia de las leyes de bedikat jametz, no hay ninguna diferencia si es que es más o menos grande que un keziyat.

ROPA

Para prevenir cualquier contacto accidental del jametz con la comida, comencemos por chequear aquellas cosas en las que nunca pensamos:

Toda la ropa que pensamos utilizar en la mesa de Pesaj. Al limpiar los closets, conviene elegir aquella ropa que vamos a usar y mandarla a la lavandería para que esté absolutamente impecable, o al menos, darle una buena cepillada para que no vaya a tener ni una miguita imperceptible de jametz que pudiera caer en nuestra comida. 

Y la ropa que no vamos a usar durante Pésaj? Si podemos, revisémosla rápidamente, vaciando los bolsillos y volviéndola a guardar. Esto nos permite también separar la ropa que está en desuso (como la que le quedó chica a los niños) y donarla a alguna institución de caridad. 

Con respecto a los closets, conviene limpiar y aspirar gavetas y suelos y también evitar que la ropa para Pesaj no esté en contacto con el suelo del closet.

Ropa de cama: recuerden las caminatas nocturnas a la cocina y con eso entenderán lo necesario que se hace cambiar la ropa de cama justo antes de Pésaj. 

JUGUETES

Como nunca sabremos por dónde quedan desparramados los juguetes de los niños, lo más saludable es tomar aquellos que son complicados de limpiar y guardarlos en una caja cerrada. Eso no toma más de dos minutos. 

Los juguetes que quedan disponibles para ser usados en Pésaj, idealmente deben ser lavables. Las partes pequeñas pueden meterse en una funda de almohada y lavarse en la lavadora, sin problema. Otra opción es dejarlos remojando en la tina del baño y posteriormente darles un buen enjuague con el agua del grifo o con la ducha. Eso es suficiente. 

Con respecto a las bicicletas, basta con limpiarlas con un paño, asegurandose que no hay rastros de jametz en ella y entonces la podemos utilizar durante los días de Pésaj. Tener cuidado de no entrar a la casa con ella pues podría haber jametz en la calle, el cual se adhiere a las ruedas, contaminando nuestra casa. 

Un buen consejo – siempre que se pueda – es tener juguetes especiales para Pesaj. Además, a los niños les encanta jugar con cosas que no han visto en todo el año y es una buena forma de mantenerlos ocupados mientras realizamos labores de limpieza y cocina, que por estos días son especialmente intensas.

LIBROS

Todos los libros que se traigan a la mesa durante Pesaj (como las Haggadot) deben estar 100% limpios. Eso lo conseguimos teniendo el cuidado de guardarlos en bolsas plásticas durante todo el año. Con el resto de los libros, es suficiente sacudirlos bien y también sacudir a fondo los estantes donde están guardados. 

COMEDOR Y SALA DE ESTAR

Hay que ser cuidadoso especialmente con los siguientes elementos: 

Mesa: Lo más práctico es, después de limpiar muy bien la mesa, cubrirla con algo a prueba de agua como un mantel de plástico o de ese film adherente que se usa en la cocina. Por qué?, porque si colocamos un plato caliente sobre la mesa, la humedad va a penetrar el mantel creando una linea directa de humedad desde la mesa hasta nuestra comida, contaminándola con jametz!

Sillas: Lo más "saludable" para limpiarlas sin arruinarlas es utilizar un shampoo suave. Si la silla tiene partes desmontables, revisar para asegurarse que no haya migas. 

Sofá: Sacar los cojines y revisar ahí. Especialmente si se tienen niños como las mías que ven películas con fuentes de golosinas, que habitualmente desparraman por todas partes. Una buena aspirada es suficiente para esta operación. 

Interruptores de luz: Dado que tocamos los interruptores muchas veces entre las comidas hay que asegurarse de que queden absolutamente impecables. Basta con limpiarlos con amoníaco o algún detergente fuerte para que queden aptos para Pesaj. 

Manillas de Puertas y Ventanas: Se procede igual que con los interruptores.

COCINA

Hay algunas superficies en la cocina que no tocan nuestra cocina pero pueden hacerlo en forma indirecta debido a que nosotros las tocamos cuando cocinamos. Un ejemplo de esto son las manillas, las puertas y ventanas, cubiertas de cajones y gavetas, radios, teléfonos y citófonos, etc. Estas superficies deben quedar perfectamente limpias para lo cual podemos utilizar amoníaco o algún detergente fuerte. Si nos alcanzan las fuerzas, podemos destornillar partes del teléfono, por ejemplo y desmontar cajones con sus respectivas manijas. 

Hay otros elementos a los cuales prestar atención: aquellas cosas que vamos a poner fuera de circulación durante Pésaj, por ejemplo, nuestra vajilla para Jametz. Todo lo que hay que hacer es asegurarse que estén muy limpios, guardarlo en una caja sellada y luego en algún armario, desván o bodega que podemos "clausurar" de manera de no utilizar esas cosas accidentalmente durante Pésaj.

UTENSILIOS DE COCINA

Ahora llegamos a las superficies que efectivamente tocan nuestra comida. El ejemplo más claro son obviamente las ollas y sartenes. De estos, la categoría más complicada son aquellas cosas que usamos sobre el fuego sin líquido. Por ejemplo, una sartén para freír. Si queremos usar este sarten, lo que tenemos que hacer es quemar el jametz existente en él. Esto se llama libun, literalmente, poner el metal al rojo.
Aquí tenemos dos alternativas: usar un soplete o meterlo en el horno hasta que alcance la temperatura requerida. (cuidado con los mangos plásticos que se desintegran con el calor). 

Las ollas que usamos en el fuego con agua – por ejemplo para cocer tallarines. Para usarlas en Pésaj debemos sumergirlas completamente en agua hirviendo. Este proceso se llama Haggalah. 

Para hacer haggalah, primero nos aseguramos que el utensilio en cuestión esté completamente limpio, luego llenamos una olla grande con agua, la hacemos hervir y sumergimos completamente lo que sea que queramos kasherizar. Con 30 segundos en el agua hirviendo, es suficiente.

Algunas sinagogas ofrecen un servicio de "Día para Kasherizar", eso descomplica un poco este proceso porque suelen preparar un recipiente MUY grande para utilizarlo en comunidad. 

RESUMEN: Cualquier cosa que ocupemos para cocinar debe sumergirse en agua hirviendo (Si el presupuesto lo permite, lo más sensato es comprar un set de cocina especial para Pesaj, pero no siempre es así)

HORNILLAS DE LA COCINA

Este es un elemento que no necesitamos kasherizar puesto que al estar en contacto con el fuego constantemente, el sabor de cualquier alimento que pudiera caer ahí se quema antes de que nuestra comida pueda absorberlo.

MESONES DE COCINA

Primero nos aseguramos de que estén impecables y después, dependiendo del material del cual están hechos, podemos limpiarlos con agua hirviendo, con amoníaco, o sencillamente cubrirlos con algún elemento a prueba de agua.

Este mismo proceso se debe hacer con las gavetas, armarios, cajones y otros, dentro de la cocina. 

Lo más fácil es cubrir todo con film adherente. 

REFRIGERADOR

Para limpiarlo, hay que desmontar cada parte: las bandejas y cajones, puertecitas, etc. Además de realizar una buena limpieza por su interior y su exterior, incluyendo las manijas.

Si se desea cubrir los estantes interiores del refrigerador, lo mejor es utilizar toalla de papel pues algunos refrigeradores se pueden dañar si usamos algún elemento que impida la circulación de aire. El freezer se descongela y limpia escrupulosamente. 

EL LAVAPLATOS

DEBE ser Kasher le Pesaj!. Para eso, basta con rociarlo con agua hirviendo, después de haberlo limpiado a fondo con un buen detergente. La limpieza debe incluir las llaves, grifos, los escurrideros para los platos, tapones, rejillas y otros accesorios.

EL HORNO

Los hornos que tienen un sistema de autolimpieza, pueden programarse en el ciclo adecuado y ya están listos para ser utilizados. Los hornos convencionales deben rociarse con limpia hornos en spray (hay unos que son realmente buenos), esperar tres minutos, retirar el producto y cerrar la puerta. Para reforzar esa limpieza, podemos encenderlo, y dejarlo a máxima potencia por algunos minutos. 

La parte más problemática de la cocina, los quemadores y el horno, son las partes que no están a la vista. Si podemos desmontar la cubierta superior de la cocina, descubriremos un montón de jametz que debemos eliminar. Las llaves de paso del gas, las manijas, las cañerías y otros accesorios deben, dentro de lo posible, desmontarse y limpiarse. Aquello que no sea factible de limpiar debe cubrirse con papel de aluminio. 

MICROONDAS Y LAVAVAJILLA

En el microondas, basta con poner un recipiente con agua y hacerlo hervir por unos 20 minutos. Un microondas con interior plástico no puede kasherizarse para Pésaj.

OTROS IMPLEMENTOS. 

Las batidoras, por ejemplo. Si nos asusta que un poquito de masa se halla atascado en ella, a estas alturas, probablemente ya no es comestible. De todos modos, al lavarlo con detergente lo hacemos absolutamente NO comestible. 

EL SUELO

Lo mejor es limpiar el suelo escrupulosamente con algún detergente con amoníaco. 

Durante Pesaj, la regla es: todo lo que se caiga al suelo no se pone sobre en la mesa. Esto porque obviamente habrá movimiento de entradas y salidas de la casa, en las que muy probablemente, se arrastrarán partículas de jametz desde el exterior, en especial, adheridas en los zapatos.

Qué pasa con las alfombras?. Son muy difíciles de limpiar, lo mejor es lavar con shampoo antes de pésaj para eliminar cualquier jametz comestible. De otra forma, es mejor enrollarlas y guardarlas para después de Pesaj.

ULTIMAS RECOMENDACIONES

No perder de vista el objetivo final de esta limpieza: conectarnos con nuestra propia limpieza espiritual. A medida que vamos limpiando, fregando, barriendo, conviene asociar cada etapa con los jametz que se encuentran en nuestra alma...al vaciar un cajón, voy vaciando mi vida de un vicio, una mala costumbre, un miedo, un ego inflado, la falta de fe, el egoismo, en fin...cada cual sabe de qué quiere liberarse este año...

Este proceso es tan importante que mi profe de Kabbalah dice que una migaja de jametz en nuestra casa durante Pésaj, equivale a una bomba atómica en nuestra vida. 

No desaprovechemos esta tremenda oportunidad de reorganizar nuestra vida, de liberarnos, de conectarnos con esta gran LUZ que se nos entrega UNA SOLA VEZ EN EL AÑO, el día 15 del mes de Nisán.

Felíz limpieza!, Jag Sameaj!, Felíz Pésaj!

Carolina

Indice de Comidas Tradicionales  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Untitled Document