Club Hebreo del Libro

Sicología cabalística vs.sicología convencional

Semejanzas y diferencias básicas

Nos enseñan que la Torá es el “programa” de Dios para la creación, es decir que Él creó al mundo de acuerdo a la manera en que el mundo está descrito en la Torá . Esto significa que la Torá contiene implícitamente la comprensión más profunda y precisa de todos los aspectos de la realidad. Sin embargo, no todas sus profundidades son explícitas; la revelación de las verdades de la Torá es un proceso continuo que Dios nos ha encomendado completar. Este proceso ocurre en dos direcciones. Por un lado constantemente buscamos en el texto de la Torá y en las tradiciones orales percibir aspectos más y más profundos. Por otra parte, acumulamos información empírica acerca del mundo observable y formamos teorías para explicar nuestros descubrimientos.

Con el fin de llegar a una imagen verdadera de la realidad, comparamos nuestros hallazgos empíricos con nuestra comprensión de la Torá y viceversa.
Al enfrentarnos con una aparente discrepancia, bregamos por obtener una explicación. Puede ser que nuestra información es incompleta y debemos investigar el campo más cuidadosamente. O tal vez debemos encontrar un nivel de comprensión más profundo de la Torá que comprenda nuestros descubrimientos empíricos. De esta manera el estudio de la Torá y la investigación humana se benefician de esta mutua fertilización: los descubrimientos empíricos y las teorías que surgen en consecuencia de los mismos, sirven para dirigir nuestra exploración de la Torá y nos ayudan a revelar nuevas percepciones que los comprendan, mientras que la absoluta precisión de la visión de mundo de la Torá nos ayuda a interpretar nuestros descubrimientos empíricos.

De todas formas, cuanto más refinada es nuestra comprensión de determinada disciplina particular o parte de la realidad, más podemos esperar que refleje la visión de la Torá acerca de esa misma disciplina. Sin embargo, mientras la disciplina secular no tome en cuenta la existencia, presencia e influencia de Dios, esta similitud permanece en un plano meramente superficial.
Los métodos modernos de la psicoterapia convencional, de hecho, se asemejan al proceso basado en la Torá, de sumisión, separación y endulzamiento que hemos descrito.

La fase de la sumisión en la sicología convencional consiste en su extensiva preocupación por “límites” y “fronteras”. En el transcurso de la terapia, se requiere que el paciente preste atención al “contrato” entre él y el terapeuta, que define la conducta adecuada o inadecuada dentro y fuera de la oficina del terapeuta. Aceptar estas limitaciones implica una forma de sumisión, aunque hay una diferencia considerable en esencia entre acceder a reglas y verdaderamente humillar al ego en reconocimiento a la grandeza y bondad de Dios.

La etapa de separación en la sicología convencional tiene lugar entre el terapeuta y el paciente, cuando se establece una distinción entre esos aspectos de la psique del paciente que son intrínsecos a él, y los que se originan fuera de él. Muy a menudo, en el transcurso de una discusión de esa índole, el paciente entiende que elementos negativos que consideraba parte integral de su personalidad, son en realidad un elemento externo que se ha adherido a él, pero que no necesita seguir cargando. Aquí la distinción (separación) se hace entre el verdadero ser interno del paciente y la corteza superflua que lo rodea.
Sin embargo, como la sicología convencional no reconoce la existencia del alma Divina, es incapaz de ver el valor redentor del proceso de separación prescrito por la Cábala, es decir, ignorar los problemas o los traumas pasados de los que proceden. Para el psicólogo convencional, esto es “represión”, la negación de la psique, que rehúsa enfrentarse con su verdadero ser y permitir que los pensamientos e impulsos enterrados en la oscuridad del subconsciente emerjan.

Por supuesto que la psicoterapia cabalista también considera que la represión es un fenómeno psicológico negativo, porque niega la existencia de un problema o trauma pasado y pretende que éste no existe. Cuando pensamientos, impulsos y ansias son reprimidos, supuran dentro del subconsciente y eventualmente emergen de la forma más perjudicial. La sumisión y la separación de las que hemos hablado no son represivas. Son, por lo contrario, un esfuerzo consciente por neutralizar nuestro exagerado ego y nuestras exageradas obsesiones con nuestros problemas (sumisión), seguido por un esfuerzo de perseguir y concentrarse en el bien ignorando el mal (separación). Ninguna de esas formas de supresión implica negar nuestros problemas o sus causas.

El psicoterapeuta convencional, que no atribuye un valor intrínseco a ignorar el problema, tenderá a animar a sus pacientes a medirse con sus problemas psicológicos cuanto antes. Su razonamiento es que de la misma manera que es mejor tratar problemas médicos apenas aparecen y no ignorarlos, es mejor tratar con problemas psicológicos apenas surgen. La segunda etapa del sistema cabalístico, ignorar la ansiedad con el fin de permitir que el alma Divina se manifieste, no puede, por lo tanto, ser parte de la terapia convencional.

La etapa del endulzamiento en la terapia psicológica convencional es descrita gráficamente por las más recientes teorías psicológicas, según las cuales el terapeuta a menudo desempeña el papel de una madre reflejando los buenos aspectos de su hijo. Cuando el bien se expande en la conciencia del paciente, la psique doliente del paciente está teóricamente curada. Pero como se señaló anteriormente , una evaluación sincera de una vida no rectificada revelará típicamente que los buenos aspectos de nuestra personalidad serán mucho menos significativos que los malos aspectos. Esta técnica es por lo tanto muy lejana al endulzamiento verdadero, que es la experiencia de la luz infinita de Dios penetrando y permeando todo el ser.

Más aún, la sicología convencional advierte en contra de una mala sincronización (lo que nosotros llamaríamos endulzamiento prematuro) por parte del terapeuta, a quien se advierte que no debe proponer problemas demasiado escabrosos antes que el paciente esté preparado para medirse con ellos. Una mala sincronización puede conducir a una reacción negativa por parte del paciente y no sólo pone en riesgo el proceso terapéutico sino posiblemente perjudique al paciente. Aquí, la necesidad de esperar al momento adecuado (predicar endulzamiento en separación) es meramente de facto, y no se basa en el reconocimiento del valor intrínseco inherente en el proceso de separación, que describimos anteriormente.

Todo lo anterior sirve para ilustrar el hecho que aunque hayan semejanzas externas entre la sicología convencional y el proceso que describimos aquí, hay una diferencia esencial, y es que la sicología convencional se limita a los confines del alma animal del paciente y al intelecto humano del terapeuta, mientras que las prácticas terapéuticas cabalistas derivan su eficacia de la revelación de los poderes infinitos del alma Divina y su conexión con su fuente Divina.

Este libro integra la colección del Club Hebreo del Libro

Podes asociarte al club Club Hebreo del Libro y beneficiarte con importantes descuentos.

Indice del Club Hebreo  
 
 

 

  .  
.

Busca el libro con tu nombre aquí


Frases inspiradoras

En esta época moderna, donde hay tanta tecnología e innovación, es cuando más falta hace la energía humana salida directamente del corazón, y transmitida personalmente, sin la mediación de ningún intermediario tecnológico; esa pequeña pero gran acción es capaz de revivir las esperanzas y renovar la energía de la persona con quién hablamos, y también la nuestra propia.

—————

No siempre es suficiente con la buena disponibilidad, y la capacidad individual, ha veces para triunfar también hay que valerse de la creatividad.

—————

Donde hay unión no hay traición, pero si surge división, la invasión de los sentimientos de odio y rencor crecerán y se multiplicarán, y nadie ganará; por eso, siempre es bueno multiplicar los esfuerzos para conservar la unión, que aunque mucho se pierda en lo que respecta a los deseos personales, será mucho más lo que se gane por el efecto de la fuerza grupal conjunta.


 

Conoce la Energía
de las letras de
tu NOMBRE


¡Este libro te ayudará a superarte!

Vídio de Presentación

 

¡Imperdible!

¡Más Novedades!

  .  
.

¡Únete a la página y conoce todas las novedades!

Click aquí


¡Ya está en librerías!

  .  
.

 

Clik aquí para saber más


¡La novedad que todos estaban esperando!

Si te apasiona la Mística y la Numerología, te recomendamos leer un libro que seguro te fascinará: Numerología y Cábala. Es una obra elaborada a tu medida.

En el mismo encontrarás un compendio completo de las letras hebreas y las enseñanzas místicas que surgen de las mismas. Además, hallarás el desarrollo y la explicación de temas trascendentales, vistos según la óptica de la Numerología y la Cábala.

Todo está explicado en forma clara y amena. Muy recomendado: IPara conocer más sobre el libro Numerología y Cábala, click aquí

     
.

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin