Club Hebreo del Libro

Los fundamentos del Judaísmo
La gran obra de Maimónides

Capítulo Tercero

[5] La cantidad de esferas concéntricas que giran alrededor del universo es de dieciocho, mientras que la cantidad de los epiciclos no concéntricos es de ocho (*). Conocer el número de todas las esferas y la forma de su recorrido y el modo de sus órbitas es posible a partir del movimiento de los planetas y del conocimiento de la cantidad del mismo según sus días y sus horas, del mismo modo a partir de la inclinación al norte o al sur y de la distancia con respecto a la tierra. Estos datos conforman la disciplina denominada "cálculo de las órbitas y de las constelaciones", de la cual es abundante el número de libros que sobre ella escribieron los sabios griegos.

(*) Cada uno de los cinco planetas tiene una esfera excéntrica, en total diez; el sol y la luna poseen cada uno dos esferas, o sea, seis más la esfera de las estrellas fijas y la esfera del movimiento diurno suman dieciocho.

[6] La esfera novena, la esfera del movimiento diurno que rodea el universo, la dividieron los sabios antiguos en doce secciones. A cada sección le designaron un nombre, cada nombre según la imagen que se forma a partir de las estrellas que están debajo de esta esfera, las cuales se ubican exactamente debajo. Estas son las constelaciones, cuyos nombres son los siguientes: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis (*).

(*) El Talmud de Babilonia (Tratado de Berajot 32b) nos relata que El Eterno creó doce constelaciones y en Pirkei DeRabí Eliezer, cap. VI, son nombrados cada uno según el orden que Maimónides trae en esta ley. Cada una de estas constelaciones simboliza a través de su nombre una característica principal del mes en el cual rige. Así Aries corresponde al mes de Nisán, en el cual se celebra la festividad de Pesaj, siendo el carnero el símbolo del sacrificio de Pesaj que debemos traer al Templo. Tauro corresponde a Iar, y simboliza la conducción natural de El Eterno sobre el mundo, anuncio del Mesías llamado Ben Iosef. Géminis corresponde a Siván, mes en cual se entregaron las dos tablas de la Ley, en las cuales están condensadas las obligaciones para con El Eterno y para con el prójimo. Cáncer corresponde a Tamuz cuyos días son peligrosos como el cangrejo. Leo corresponde al mes de Av,
siendo el león el símbolo de la venida del Mesías Ben David. Virgo
corresponde a Elul, ya que el mes es propicio para el arrepentimiento, adquiriendo énfasis el versículo "Vuelve
[arrepiéntete] virgen de Israel" (Jeremías 31). Libra corresponde a Tishrei, mes cuyo comienzo señala además el inicio del año, fecha en la cual las conductas humanas son juzgadas, siendo simbólicamente puestas en una balanza. Escorpión corresponde a Jeshván, pues durante este mes comenzamos a rogar por lluvias, y así estamos sedientos por agua como el escorpión está sediento por agua. Sagitario corresponde a Kislev, mes en el cual por la
abundancia de nubes es común ver el arco iris. Capricornio
corresponde a Tevet donde el ganado caprino comienza
a pacer. Acuario corresponde a Shebat, ya que todas
las lluvias han caído, los pozos se encuentran llenos, y se suelen ver los baldes sacando agua por doquier. Piscis corresponde a Adar, por cuanto que el pueblo de Israel es comparado con los peces, símbolos de bendición y reproducción, siendo el mes de la festividad de Purim –Adar- exitoso y propicio.

Este libro integra la colección del Club Hebreo del Libro

Indice del Club Hebreo

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin