Club Hebreo del Libro

Los fundamentos del Judaísmo
La gran obra de Maimónides

Capítulo Segundo.

[4] ¿Cómo se explica entonces lo que los profetas describen al decir que vieron ángeles hechos de fuego, seres alados? Todo esto se entiende como una visión profética y de modo metafórico, es decir: que el ángel no es un cuerpo y por lo tanto no posee peso material, como se declara: "El Eterno tu Dios es un fuego que consume..." (Deuteronomio 4:24)

Es decir que no es realmente "fuego", sino que este término es metafórico, como se ha expresado: "Que hace a los vientos sus mensajeros, y a las llamas de fuego sus servidores" (Salmos 104:4).(*)

(*) A veces son fuego, a veces son vientos, es decir, que no son ni esto ni esto, sino que es una metáfora cuyo contenido se adecua a la imaginación del profeta (Cf. Maasé Rokéaj).

[5] Cabe, sin embargo preguntar: ¿Cómo se diferencia una forma de otra si no poseen dimensión material? Ya que los ángeles no son ontológicamente iguales, sino que cada uno se encuentra debajo de otro ángel en nivel espiritual y existe en tanto la fuerza del otro, de manera jerárquica, hasta que finalmente todos existen a partir de la fuerza y de la bondad divinas.
Sobre esto sugirió el sabio Salomón: "Existen guardianes, uno por encima de otro" (Eclesiastés 5:7)

[6] Esto que expresamos, "cada uno se encuentra debajo de otro en nivel espiritual", no se refiere a un nivel material que ocupe lugar, como un hombre que se sienta más arriba de otro, sino como se dice de dos sabios que uno posee mayor sabiduría que otro: uno se encuentra en un nivel mayor; o como expresamos lógicamente sobre la causa al decir que posee un nivel mayor al del efecto.

[7] La diferencia de nombres entre los ángeles está en relación con los diferentes niveles que ocupan, y según esto se los denominan: "Jaiot Hakodesh" (Animales Santos), cuyo nivel es el superior, y "Ofanim" (Círculos), "Erelim" (Luces Divinas), "Jashmalim" (Destellos), Serafim (Serafines), "Malajim" (Ángeles), "Elohim" (Poderosos), "Benei Elohim" (Hijos de Poderosos), "Kerubim" (Querubines) e "Ishim" (Personas). Estos últimos son los ángeles
que hablan con los profetas y que son vistos por ellos en una visión
profética. Por esta razón se denominan "personas", pues su nivel está cercano al de los seres humanos.

[8] Todas estas formas viven y reconocen al Creador y lo comprenden con sumo conocimiento; cada forma y forma según su nivel y no según la grandeza de Dios. E incluso el primer nivel no puede comprender la esencia del Creador tal como es, sino que su comprensión es escasa para aprehenderlo y conocerlo; no obstante comprende y conoce más que lo que comprende y conoce el nivel inferior al suyo. Así cada nivel hasta el décimo, el cual comprende
al Creador de manera que un ser humano, compuesto de materia y forma, no podría comprender ni saber. No obstante, nadie comprende al Creador como El se conoce a Sí mismo.

[9] Todos los seres, fuera del Creador, desde la primera forma (Jaiot Hakodesh) hasta el último mosquito que se pueda encontrar en el fondo de la tierra, todo llegó a existir a partir de Su esencia. Y por cuanto que El se conoce a Sí mismo y reconoce Su grandeza, Su magnificencia y esencia, del mismo modo Él conoce todo y no existe nada que se escape a Su comprensión.

Este libro integra la colección del Club Hebreo del Libro

Indice del Club Hebreo

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin