Club Hebreo del Libro

El Shabat

Leyes de los invitados

15. Si una persona duerme en su casa, pero come la cena de Shabat en otro lugar, deberá encender las velas y decir la bendición apropiada en su casa.
Asimismo, un invitado que dispone de una habitación especial para él, deberá encender las velas y decir la bendición por el encendido de las velas en su cuarto, aun cuando no coma en esa habitación e incluso si su mujer enciende las velas ese mismo Shabat en su casa. Las personas que no comen en el lugar donde encendieron las velas, deberán encender velas grandes que permanezcan encendidas hasta que ellos regresen a sus habitaciones, para que de este modo puedan disfrutar de la luz de las velas.

Un invitado que no dispone de una habitación propia para dormir, puede participar en este precepto dándole al dueño de la casa unas monedas por su participación en las velas, o el dueño de casa le puede dar como regalo una participación en las velas. Por otra parte, si la mujer del invitado enciende velas en su casa ese mismo Shabat y él no dispone de una habitación propia en la casa donde es huésped, no tiene que participar en el encendido de las velas en la casa donde está alojado.

16. Cuando varias mujeres encienden velas en una misma habitación, cada una de ellas deberá encender y pronunciar la bendición por las velas. Las mujeres sefardíes acostumbran en este caso que cada una encienda las velas pero sólo una de ellas pronuncie la bendición por el encendido de velas, y de este modo las demás mujeres quedan exentas de la obligación de decir la bendición por el encendido de velas.

Cuando varios hombres son invitados a una casa y poseen una habitación especial para ellos, pero el dueño de la casa no duerme con ellos, solamente uno de ellos deberá encender las velas y recitar la bendición correspondiente. El hombre que encienda las velas deberá tener la intención de hacer cumplir a los otros con su obligación, y los demás deberán tener la intención de cumplir con su obligación a través de la bendición dicha por el primero. Para el caso en que el dueño de la casa duerma con ellos y que éstos no dispongan de una habitación propia, ver la ley 15.

Este material es parte del libro "Shaarei Halajá", el cual integra la colección del Club Hebreo del Libro

Indice de Shabat  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin