Club Hebreo del Libro

El Shabat

MOTZAEI SHABAT

HAVDALÁ

6. Después de finalizado el Shabat pronunciamos sobre una copa de vino la bendición de Havdalá. Con esta bendición hacemos una distinción entre lo santo y lo profano.

La copa de Havdalá debe contener, por lo menos, un "Reviit". Se llena la copa hasta el borde, de modo tal que se derrame algo de vino como signo de bendición. Es necesario asegurarse que el vino para Havdalá no sea "pagum", es decir, que nadie haya bebido anteriormente del que había en la copa. Si alguien bebió antes de la copa, ello se puede reparar agregando un poco más de vino.

Las bendiciones de Havdalá

7. En el texto de la Havdalá (que aparece en el Sidur) se recitan varios versículos, después de los que se pronuncia la bendición "Boré Perí haGuéfen" sobre el vino.

Acto seguido se pronuncia una bendición ("Boré Minei Besamim") sobre especias que poseen una fragancia agradable: "Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro, Soberano del universo, Creador de diversas clases de especias". Luego se huelen las especias, inmediatamente después de decir la bendición.
En la Havdalá se recita la bendición "Boré Minei Besamim" sobre cualquier clase de especias. Es preferible oler una especia cuya bendición sea "Boré Minei Besamim" (las leyes relativas a las bendiciones por cosas que se huelen fueron expuestas en el capítulo 13). Las comunidades sefardíes también bendicen en la Havdalá de acuerdo con los distintos tipos de especias: "Boré Atzei Besamim", "Boré lsvei Besamim" o "Boré Minei Besamim".

8. Después de ello se bendice sobre la luz de una vela: "Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro, Soberano del universo, Creador de las luces del fuego" ("Boré Meorei haEsh"), después se contemplan las palmas de las manos y las uñas a la luz de la vela.

Es un precepto especial pronunciar la bendición "Boré Meorei haEsh" sobre una vela que posea dos o más mechas. También es posible bendecir sobre dos o más velas cuyas llamas se toquen entre sí.

Cuando se pronuncian las bendiciones "Boré Minei Besamim" y "Boré Meorei haEsh" se pasa la copa de vino a la mano izquierda.

9. Después de la bendición "Boré Meorei haEsh" se pronuncia la bendición de la Havdalá: "Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro, Soberano del universo, que separa entre lo santo y lo profano, entre la luz y las tinieblas, entre Israel y las demás naciones y entre el séptimo día y los seis días de actividad. Bendito seas Tú, Eterno, que separa entre lo santo y lo profano". Después de finalizar la bendición de la Havdalá debe beber el vino quien la haya pronunciado.
La costumbre es que el que haya recitado esta bendición beba todo el vino que hay en la copa, y después pronuncie la bendición posterior "Al haGuéfen" (tal como se señaló en el capítulo 14).

Si una persona no tiene vino deberá consultar a un experto sobre qué clase de bebidas puede recitar la bendición de Havdalá. Estos tipos de bebidas son denominadas por la Ley "Jamar Medina" (los licores del país). En caso de utilizar una de estas bebidas la bendición que deberá decir es "SheHakol", en vez de "Boré Perí haGuéfen". Después de tomar la bebida deberá recitar la bendición "Boré Nefashot".

El cumplimiento de la obligación mediante otra persona

10. Si una persona recita la bendición de Havdalá y hace cumplir con ello a las demás personas presentes que la escuchan, deberá tener la intención de hacerles cumplir su propia obligación, y ellos también deberán tener la intención de cumplir su obligación mediante el que bendice y responder Amén a su bendición. Además, no debe haber interrupciones habladas al escuchar las bendiciones.

Se acostumbra que las mujeres no reciten por sí mismas la bendición de Havdalá, ni tampoco beban de la copa de vino, si es que se halla presente un varón que la pronuncie y les haga cumplir con ello su propia obligación. Sin embargo, si un varón ya ha cumplido con su propia obligación, no deberá recitar la bendición por las mujeres, a menos que también estén presentes otros varones, ya sean adultos o menores de edad. Si una mujer pronuncia la bendición de Havdalá por sí misma (si es que no hay un varón que la haga cumplir con su obligación) no deberá decir la bendición "Boré Meorei haEsh" sobre la vela.

Este material es parte del libro "Shaarei Halajá", el cual integra la colección del Club Hebreo del Libro

Indice de Shabat  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin