Club Hebreo del Libro

Pirkei Abot
La Ética del Sinaí

TODO DE ACUERDO A LA MAYORÍA DE NUESTRAS ACCIONES

En Rosh Hashaná cada persona es juzgada de acuerdo a sus acciones, como dice la Mishná: “y todo de acuerdo a la mayoría de nuestras acciones” (Avot 3:15).

Si la mayoría son méritos, la balanza se inclinará favorablemente y le será otorgada vida, pero si la mayoría de sus acciones son trasgresiones, será tildado de malvado y será inscrito para morir.

Sin embargo puede suceder que aunque uno tenga numerosas trasgresiones sea inscrito en el Libro de la Vida, porque entró a una casa de estudio y estudió algunas horas. Ya que cada palabra es un precepto, adquirió numerosos preceptos que se sobrepusieron a sus trasgresiones.

Algunas veces, sin embargo, también lo contrario es cierto. Por ejemplo, digamos que determinada persona tiene numerosas buenas acciones a su favor, hizo actos de caridad y misericordia. Y por otra parte tiene pocas trasgresiones. Normalmente una persona de esa índole recibiría la vida. Sin embargo, si entre las transgresiones hubieron trasgresiones de habla, tales como infundios o calumnias, que pueden sumar cientos de palabras prohibidas y serán agregadas a sus trasgresiones, siendo que cada palabra es considerada otra trasgresión y la balanza se inclinará al lado de la culpa, será condenado a muerte. Esto es lo que significa el versículo: “La vida y la muerte están en manos de la lengua” (Proverbios 18:21).

Hay otra Mishná en Avot (3:10) que dice: “Dormir hasta tarde durante la mañana, beber vino al mediodía, la charla de los niños y sentarse en lugares donde se reúnen los ignorantes hacen que el hombre se pierda en este mundo”. Avot d’Rabí Natan (cap. 21) comenta:

Porque estas cosas hacen que una persona deje de estudiar Torá. De aquí que la lengua decide la sentencia, para bien o para mal. Por lo tanto uno debe ser muy cuidadoso respecto a lo que dice, para que su lengua no haga tropezar a su alma.

Rav Hai Gaón, uno de los grandes sabios de Israel, solía decir: “Deberíamos sentir que es más fácil mover un tronco pesado que mover la lengua”.
(Torat Habait, cap.2)

Este libro integra la colección del Club Hebreo del Libro

Indice del Club Hebreo

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin