Club Hebreo del Libro

Pirkei Abot
La Ética del Sinaí

No sólo de pan vivirá el hombre

CUANDO UNA PERSONA INTERRUMPE SU ESTUDIO [DE TORA] Y OBSERVA: “¡QUÉ HERMOSO ES ESTE ÁRBOL!...

Quisiera analizar una situación que lamentablemente se ha difundido incluso entre aquellos que dedican sus vidas al estudio de la Torá. Cuando la gente está en su casa o mientras viajan, pierden varias horas al día en conversaciones banales cuando podrían estar estudiando Torá.

Permitidme explicar como sucedió esto. Originalmente estaba prohibido escribir la Ley Oral, que por su misma naturaleza debía transmitirse oralmente de una generación a otra. Sin embargo, cuando Rabí Iehuda Hanasí vio que las tribulaciones del exilio aumentaban, y el pueblo de Israel se dispersaba por todo el mundo, y temiendo que la Torá Oral se olvidase, decidió que era necesario permitir que la Ley Oral se anotase.

De esta manera compiló la Mishná. Los sabios estuvieron de acuerdo con esta osada y excepcional decisión, respaldada por el versículo: “Porque es el momento de actuar por El Eterno; [por eso, es como si] transgredieron Tu Torá” (Salmos 119:126).

La decisión fue sancionada por el Cielo, y esto lo relata el Talmud que describe las frecuentes visitas del profeta Eliahu a la Academia de Rabí Iehuda Hanasí.

Maimónides, en la introducción a su comentario de la Mishná, lo describe de la siguiente manera: “El profeta Eliahu frecuentaba la Academia de Rabí [Rabí Iehuda Hanasí], y Rabí compiló la Mishná en el transcurso de su vida. Esto sucedió también en el tiempo de Ravina y Rav Ashi, que compilaron todo el Talmud”.

En el tratado talmúdico de Jaguigá está escrito que originalmente habían seiscientos órdenes de la Mishná durante el período de Rabí Iehuda ben Teima [que vivía en la época de Rabí Akiva]. Rabí Iehuda Hanasí las compiló y las organizó en seis órdenes según sus principios básicos y procedió a escribirlas.

En los días de antaño, sólo la Biblia estaba escrita. El resto de las leyes y enseñanzas se estudiaban oralmente. Al tener tanto saber almacenado en la memoria les resultaba fácil observar el precepto de estudiar Torá “sentado en tu casa, caminando a lo largo del camino” (Deuteronomio 6:7). Esta es la situación descrita en la Mishná: “Quien interrumpe su estudio [de Torá] y observa: “¡Qué hermoso es este árbol!...” (Avot 3:7). En esa época la gente acostumbraba estudiar paseando de un lugar a otro. Siendo versados en muchos tratados, incluyendo todas las discusiones analíticas y legales profundas y las conclusiones de cada Mishná, sin necesitar libros de referencia, podían estudiar usando su memoria en cada oportunidad, durante su tiempo libre, en casa o en el camino. No era necesario luchar contra el instinto del mal en ese aspecto, ya que estudiar era una segunda naturaleza para ellos.

En nuestra época todo ha cambiado. Hoy estudiamos Torá con libros. La mayor parte del estudio de la Torá debe hacerse en la casa de estudio, porque allí están los libros necesarios. El problema es que la gente no tiene tiempo de correr a la casa de estudio cuando tiene unos minutos libres o que son demasiado perezosos para hacer el esfuerzo.

Ya que muy poca gente acostumbra estudiar Torá oralmente, el precepto de “estudiar en el camino” no es tan fácil de cumplir como solía serlo. Sin embargo vemos que en asuntos de negocios las personas hacen todo el esfuerzo posible por tener éxito. ¡Cuánto más esfuerzo deberían invertir en proveer sustento para su alma eterna!

Por lo tanto mi consejo es que cada persona debería conservar algunos libros en su casa a los que pueda referirse cuando tenga un rato libre. De esta manera cumplirá con el precepto de la Torá “Y las repetirás [palabras de la Torá]” (Deuteronomio 6:7).

Si uno no puede estudiar Torá en un lugar fijo en su casa o hay demasiado ruido y no puede concentrarse en forma adecuada, debe ir a la casa de estudio y estudiar allí. (Torat Habait, cap.3

Este libro integra la colección del Club Hebreo del Libro

Indice del Club Hebreo
 
 

 

  .  
.

Busca el libro con tu nombre aquí


Frases inspiradoras

En esta época moderna, donde hay tanta tecnología e innovación, es cuando más falta hace la energía humana salida directamente del corazón, y transmitida personalmente, sin la mediación de ningún intermediario tecnológico; esa pequeña pero gran acción es capaz de revivir las esperanzas y renovar la energía de la persona con quién hablamos, y también la nuestra propia.

—————

No siempre es suficiente con la buena disponibilidad, y la capacidad individual, ha veces para triunfar también hay que valerse de la creatividad.

—————

Donde hay unión no hay traición, pero si surge división, la invasión de los sentimientos de odio y rencor crecerán y se multiplicarán, y nadie ganará; por eso, siempre es bueno multiplicar los esfuerzos para conservar la unión, que aunque mucho se pierda en lo que respecta a los deseos personales, será mucho más lo que se gane por el efecto de la fuerza grupal conjunta.


 

Conoce la Energía
de las letras de
tu NOMBRE


¡Este libro te ayudará a superarte!

Vídio de Presentación

 

¡Imperdible!

¡Más Novedades!

  .  
.

¡Únete a la página y conoce todas las novedades!

Click aquí


¡Ya está en librerías!

  .  
.

 

Clik aquí para saber más


¡La novedad que todos estaban esperando!

Si te apasiona la Mística y la Numerología, te recomendamos leer un libro que seguro te fascinará: Numerología y Cábala. Es una obra elaborada a tu medida.

En el mismo encontrarás un compendio completo de las letras hebreas y las enseñanzas místicas que surgen de las mismas. Además, hallarás el desarrollo y la explicación de temas trascendentales, vistos según la óptica de la Numerología y la Cábala.

Todo está explicado en forma clara y amena. Muy recomendado: IPara conocer más sobre el libro Numerología y Cábala, click aquí

     
.

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin