Club Hebreo del Libro

Pirkei Abot

ANULA TU VOLUNTAD ANTE SU VOLUNTAD

El rey David escribió: “Tu salvas al hombre y a la bestia, oh Dios” (Salmos 36:7). Rabí Iehuda comentó este versículo citando a Rav: “Estas personas son inteligentes y astutas, pero confían en el Creador con simplicidad, como si no tuvieran entendimiento, como animales”.

Quisiera proponer otra interpretación. Aunque uno debe ser honesto en sus asuntos de negocios y no engañar a los demás, es correcto que actúe en forma inteligente de modo que los demás no lo engañen a él, como nuestros sabios han dicho: “Respeta a cada persona como si fuera Raban Gamliel, pero sospecha de él como si fuera un bandido” [excepto cuando esa persona es conocida por su honestidad y rectitud].

Sin embargo, en su relación con el Santo, Bendito sea, incluso cuando una persona es sabia y astuta, debe actuar como si fuera un animal que carece de capacidad de discernir cual es un comportamiento correcto, y es guiado solamente por la voluntad de su señor, siguiéndolo dondequiera que vaya, como un perro con una correa. A esto alude el versículo: “Como un animal [sin mente] soy yo ante Ti” (Salmos 73:22).

Uno debe seguir los preceptos de Dios, porque tendrá éxito en sus empresas sólo si se conduce de acuerdo a la voluntad Divina. Dios se lo dijo a Iehoshua, tal como lo relata el versículo: “Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a la Torá que mi siervo Moisés te ordenó... para que prosperes dondequiera que vayas” (Josué 1:7). (Incidentalmente, esto es particularmente aplicable respecto a la observancia del tiempo que uno se ha reservado para estudiar Torá y también el precepto de caridad, el del año sabático en el que se debe dejar de cultivar la tierra en Israel y otros similares, porque observar preceptos que requieren renunciar a algo demuestra una confianza mayor en Dios).

El pasaje bíblico también alude a esto en el versículo: “Cuando caminares [la Torá] te guiará” (Proverbios 20:2), que se refiere a la conducta de una persona en este mundo. Los sabios explican que una persona debe actuar como si no tuviera inteligencia propia y debe seguir la Torá como única guía. Sólo entonces uno puede esperar que el Creador lo salve, como dice la Mishná en Avot (2:4): “Anula tu voluntad ante Su voluntad”, lo que significa que si actúas como si no tuvieras voluntad propia, aceptando y acatando la voluntad de El Eterno, Él anulará la voluntad de otros para favorecerte.
(Shem Olam, cap.18)

Este libro integra la colección del Club Hebreo del Libro

Indice del Club Hebreo

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin