Club Hebreo del Libro

Pirkei Abot

SABE ANTE QUIEN TE AFANAS

El Eterno no priva a ningún hombre de la retribución que merece por todo precepto que observa y la recompensa es determinada de acuerdo a la dificultad en la observancia de dicho precepto. El Santo, Bendito sea, nos dio los preceptos por nuestro propio beneficio, para sustentarnos, tanto en este mundo como en el mundo eterno, como lo indica la Torá: “Y el Creador nos ordenó cumplir con estos estatutos...por nuestro propio bien, todos los días, para darnos vida, como este mismo día” (Deuteronomio 6:24). Esto se refiere específicamente a esos preceptos que una persona observa con gran dificultad o angustia, y seguramente su recompensa será enorme, tanto en este mundo como en el Mundo Venidero.

El Talmud (Sanhedrín 96ª) refiere que el malvado rey Nabucodonosor [que destruyó el primer Templo] mereció una gran recompensa. Le fue concedido el trono del imperio babilónico, con toda la gloria que acompaña esta posición y mereció legarle el trono a su hijo y a su nieto. El Santo, Bendito sea, le dio también el poder de subyugar las bestias de esta tierra, como dicen los sabios: “Montaba al león y amarraba una serpiente en torno a su cabeza”. ¿Por qué mérito le fue concedido tal poder? Meramente porque dio tres pasos en honor a Dios.

[La historia es la siguiente: El rey Jizkiahu de Judá se enfermó y fue milagrosamente curado. Dios entonces hizo un acto maravilloso para que todo el mundo se enterara del milagro: alargó el día en diez horas. Cuando esto llegó a oídos de Barodaj Baladán, entonces rey de Babilonia, éste declaró: “Si tal hombre existe ¿cómo puedo no enviarle mis saludos?”

Sus escribas compusieron una carta que decía: “Sea la paz con el rey Jizkiahu, sea la paz con la ciudad de Jerusalén y sea la paz con el gran Dios de Jerusalén”.

En aquella época, Nabucodonosor era uno de los escribas del rey, pero estaba ausente cuando se escribió la carta. Cuando llegó y la examinó dijo: “¡Mirad lo que habéis escrito! Os referís a Él como el “gran Dios”, pero Lo ponéis en el último lugar. Deberíais haber escrito: ‘Sea la paz con el gran Dios y sea la paz con el rey Jizkiahu de Jerusalén”.

El rey le dijo: “Quien lee el decreto debe ponerlo en práctica” (es decir que si Nabucodonosor notó el error, es él quien debe corregirlo). Inmediatamente Nabucodonosor dio tres pasos para corregir la carta].

Imaginad, por esos tres pasos que corrió en honor a El Eterno, Nabucodonosor el malvado fue tan magníficamente recompensado. ¡Cuánta mayor deberá ser la recompensa de nuestros antepasados que corrieron ante el Creador con la fuerza de caballos!

Lo mismo es cierto no sólo respecto a los antepasados, sino respecto a todos aquellos que en cada generación se sacrifican para cumplir la voluntad del Santo, Bendito sea, invirtiendo todos los recursos espirituales y materiales para cumplir los preceptos. Algunas personas soportan contratiempos y sufrimiento durante largos períodos de tiempo, solamente para poder observar uno de los preceptos de Dios ¿Quién es capaz de estimar la grandeza de su futuro honor y recompensa? Respecto a una persona tal, dice el versículo: “Y legaré a quienes me aman” (Proverbios 8:21).

Si uno tuviera siempre presente que su nivel espiritual se eleva como resultado de sus propios esfuerzos, no sentiría dolor ni incomodidad algunos al sacrificarse. Esto puede compararse a una persona pobre que recibiese una moneda de oro por cada comida de pan y agua que consumiera. Por lo común se sentiría deprimido por no poder comer otra cosa, pero sabiendo que será muy bien recompensado por cada comida, comerá contento su frugal ración, imaginando la fortuna que le espera por cada bocado que ingiere.

Esto es infinitamente más importante en lo que respecta a cuestiones espirituales. Porque la recompensa por la observancia de los preceptos es ilimitada, tal como dicen nuestros sabios: Una hora de felicidad en el Mundo Venidero supera a una vida entera de placer terrenal.

Cada vez que una persona se sobrepone a su tendencia al mal y dedica todo su ser al servicio de su Creador merecerá recibir la gran recompensa reservada a los temerosos de Dios en el mundo futuro, como está escrito: “¡Qué grande es Tu bondad, que has guardado para quienes Te temen” (Salmos 31:20).

Uno debería tener presente la frase del sabio: “Sabe ante Quien te afanas y Quien es tu Señor, Quien te pagará por tu labor” (Avot 2:14). Permíteme explicarte lo anterior mediante un ejemplo del mundo de los negocios.

Cierta compañía firmó un contrato con un abastecedor local para suplirle una gran cantidad de mercadería a ser entregada en determinada fecha. Después de finalizar la transacción el abastecedor local cayó en cuenta que carecía del crédito necesario para adquirir la mercancía en cuestión. Se vio obligado a pedir prestados los fondos hipotecando sus bienes como garantía, para poder cumplir con su compromiso. Finalmente, sin embargo, las cosas no funcionaron y fue muy costoso suplir la mercadería a tiempo y después de todos los problemas que surgieron ni siquiera ganó nada de la transacción.

En lo que respecta a las transacciones espirituales las cosas no funcionan de esta manera. Uno puede estar seguro que el esfuerzo que invierte en cumplir un precepto será fructífero y el provecho será aún mayor cuando mayores sean las dificultades que implica cumplirlo.

Por ejemplo: Un hombre temeroso de Dios reza con un minian (conjunto de diez hombres mayores de trece años) tres veces al día. Rubén vive lejos de la sinagoga y para él es más difícil llegar que para Shimon que vive cerca. Sin embargo ambos comparecen diariamente para ofrecer sus plegarias al Creador. Pero cuando llegue el momento de recibir la recompensa, Rubén recibirá una recompensa mayor por el esfuerzo extra que tuvo que hacer para llegar a la sinagoga.

Más aún, cuando El Eterno evalúa la recompensa por cada precepto observado por cada uno, Él toma en cuenta cada paso dado por la persona para observarlo. De la misma manera cada persona será recompensada por el esfuerzo invertido en abstenerse de cometer una trasgresión. En otras palabras, la recompensa depende de cuán difícil es para una persona dada observar un precepto o abstenerse de cometer una trasgresión. Todo esto será tomado en cuenta y la persona será recompensada de acuerdo a la cantidad de esfuerzo invertido en cumplir la voluntad del Todopoderoso.

De modo que la Mishná nos dice: “Sabe ante Quien te afanas y... Quien te pagará por tu labor”, porque tu Señor es el Creador. Él observa cada paso que das [como está escrito: “Y Él ve todos sus pasos” (Job 34:21) y cada acción que haces, para pagar tu recompensa de acuerdo al valor de tus actos. Porque como dice la Mishná: “La recompensa es proporcional al sufrimiento” (Avot 5:23). Nadie será privado de su recompensa. (Davar beitó, cap.8)

Este libro integra la colección del Club Hebreo del Libro

Indice del Club Hebreo
 
 

 

  .  
.

Busca el libro con tu nombre aquí


Frases inspiradoras

En esta época moderna, donde hay tanta tecnología e innovación, es cuando más falta hace la energía humana salida directamente del corazón, y transmitida personalmente, sin la mediación de ningún intermediario tecnológico; esa pequeña pero gran acción es capaz de revivir las esperanzas y renovar la energía de la persona con quién hablamos, y también la nuestra propia.

—————

No siempre es suficiente con la buena disponibilidad, y la capacidad individual, ha veces para triunfar también hay que valerse de la creatividad.

—————

Donde hay unión no hay traición, pero si surge división, la invasión de los sentimientos de odio y rencor crecerán y se multiplicarán, y nadie ganará; por eso, siempre es bueno multiplicar los esfuerzos para conservar la unión, que aunque mucho se pierda en lo que respecta a los deseos personales, será mucho más lo que se gane por el efecto de la fuerza grupal conjunta.


 

Conoce la Energía
de las letras de
tu NOMBRE


¡Este libro te ayudará a superarte!

Vídio de Presentación

 

¡Imperdible!

¡Más Novedades!

  .  
.

¡Únete a la página y conoce todas las novedades!

Click aquí


¡Ya está en librerías!

  .  
.

 

Clik aquí para saber más


¡La novedad que todos estaban esperando!

Si te apasiona la Mística y la Numerología, te recomendamos leer un libro que seguro te fascinará: Numerología y Cábala. Es una obra elaborada a tu medida.

En el mismo encontrarás un compendio completo de las letras hebreas y las enseñanzas místicas que surgen de las mismas. Además, hallarás el desarrollo y la explicación de temas trascendentales, vistos según la óptica de la Numerología y la Cábala.

Todo está explicado en forma clara y amena. Muy recomendado: IPara conocer más sobre el libro Numerología y Cábala, click aquí

     
.

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin