Biografías

Biografías

Baal Shem Tob

 Nacimiento de Rabí Israel Baal Shem Tob 

Rabí Eliezer vivía en una aldea y una de sus grandes virtudes era que se destacaba en cumplir el precepto de traer huéspedes a su casa. Por tal razón colocó guardias en los confines de la aldea, para que ni bien vean a algún visitante, inmediatamente lo envíen a casa su casa, y les encomendó que le avisen al huésped que en casa de Rabí Eliezer la pasará bien, para que el visitante no se haga problema en pensar donde ir, tratándose de un lugar donde no lo conocen. Inmediatamente que llegaba el invitado le entregaba un presente apropiado antes de la comida para que coma con alegría y sepa como se comportan por aquí, ya que el necesitado se preocupa primordialmente en conseguir algunas monedas para llevar alimento a su casa.

Cierta vez lo alabaron en el las alturas celestiales por su excelente conducta y concordaron en el cielo en ponerle una prueba. Se preguntaron ¿Quién irá para probarlo?, y dijo el ángel rebelde, ¡Yo iré!.

Dijo el profeta Eliahu: "No es bueno que tú vayas, ¡yo iré!".

Y fue hacia él Eliahu, sea recordado para buena memoria, en Shabat después del mediodía con aspecto de menesteroso, portando su bastón y mochila de pastor. Llegó y saludó "¡Buen Shabat!", (como se estila).

Lo usual hubiera sido que lo expulsen de la casa, (ya que uno tiene su familia a la que cuesta bastante educar para respetar el Shabat y los preceptos, entonces cuando viene alguien violando todas esas reglas, como este que portaba sus herramientas de pastor cuando está prohibido cargar en este día tan preciado por el pueblo judío), pues uno no desea que ingrese a su casa un extraño y ofrezca una influencia negativa a los integrantes de la familia. 

Pero Rabí Eliezer no obró así, sino que era muy paciente y no quiso ofenderlo, inmediatamente le dio de comer la tercera comida que se estila durante el Shabat (Seudat shelishi), y posteriormente, a la noche le sirvió la cena de despedida al Shabat, conocida como "Melave Malka", y así en la mañana del día siguiente le entregó un presente y no le recordó para nada concerniente a su transgresión al Shabat, pues no quería avergonzarlo. Y cuando el profeta Eliahu vio su buena conducta, se reveló a si mismo y le informó: "!Sabé que yo soy el profeta Eliahu y vine para probarte, y como recompensa por haber aprobado la prueba, te nacerá un hijo que alumbrará los ojos de los hijos de Israel!".

Así se acreditó Rabí Eliezer que le naciera Rabí Israel Bal Shem Tob.

Taamei Haminhaguim, minhag 217, en nota de pie que comienza "Ubesefer", en nombre del libro "Rajamei Haab"

Indice de Biografías  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces