Artículos de Interés

Origen de la Torá escrita y Torá oral (Talmud)

La entrega de la Torá 

El Eterno entregó la Torá a Israel en el año 2448 (1313 antes de la era común). Desde ese momento, el estudio de las escrituras pasó a formar parte de la vida de los judíos, y no se apartó del pueblo hasta el día de hoy. 

Veamos como sucedió todo desde el comienzo, y cuál era la manera de estudiar los preceptos en esos tiempos.

Forma de entrega de los preceptos

El Eterno otorgaba un precepto a Moshé, y le suministraba también la explicación del mismo. 

Primero le decía el precepto, y a posteriori la explicación, que incluía todos los detalles y pormenores que constan en la Torá.

Luego de aprender directamente del Eterno, Moshé transmitía esas enseñazas al grueso del pueblo. 

Esto acontecía así:

Moshé ingresaba a su tienda. Posteriormente, se presentaba allí Aharón. Moshé le enseñaba a Aharón el precepto que recibió del Eterno una vez, y luego la explicación del mismo. Tras ello, Aharón se sentaba a la derecha de Moshé.

Luego ingresaban Elazar e Itamar, los hijos de Aharón, y Moshé les enseñaba lo mismo que había dicho a Aharón. Tras escuchar, se sentaban uno a la izquierda de Moshé, y el otro a la derecha de Aharón.

Después llegaban los setenta ancianos. A ellos Moshé les trasmitía lo mismo que había enseñado a Aharón y sus hijos.

Luego ingresaba la multitud, y todo el que solicitaba la palabra del Eterno. A ellos enseñaba Moshé lo mismo que había enseñado a Aharón, a sus hijos, y a los setenta ancianos.

Conclusión:

Aharón escuchaba el precepto de boca de Moshé cuatro veces, sus hijos la escuchaban tres veces, los 70 ancianos dos veces, y el resto del pueblo, una vez.

En ese momento Moshé se retiraba, y Aharón explicaba a todos los presentes, el precepto que escuchó cuatro veces de boca de Moshé. 

Tras la explicación, con la cual sus hijos escucharon el precepto cuatro veces (3 de boca de Moshé y 1 de boca de Aharón), Aharón se retiraba. Entonces, Elazar e Itamar enseñaban el precepto aprendido a todos los presentes. A continuación, los hijos de Aharón se retiraban.

Para esto, los 70 ancianos escucharon el precepto cuatro veces, 2 veces de boca de Moshé, una vez de boca de Aharón, y una vez de boca de Elazar e Itamar. Por eso, ahora ellos enseñaban el precepto aprendido a todos los presentes.

De esta manera, todos los asistentes escuchaban el precepto cuatro veces. Una vez de boca de Moshé, Una vez de boca de Aharón, Una vez de boca de Elazar e Itamar, y Una vez de boca de los 70 ancianos.

Luego, los que estuvieron presentes, salían a enseñar a aquellos que no estuvieron lo que escucharon de boca de Moshé, y escribían el precepto en pergaminos -meguilot-. Posteriormente los más dotados enseñaban al grueso del pueblo, la correcta lectura del precepto que escribieron, hasta que se tornaban duchos en la pronunciación del mismo. Seguidamente les enseñaban la explicación de ese precepto, que fue dada por el Eterno. Esta explicación, incluía gran cantidad de detalles y pormenores.

Es propicio aclarar, que al precepto lo escribían, y a la explicación, la estudiaban en forma oral. (Pues lo que pertenece a la Torá escrita, es prohibido recitarlo de memoria, y lo que pertenece a la Torá oral, es prohibido escribirlo - Talmud Guitín 60b). 

La transmisión oral

La explicación de los preceptos, que se estudiaba en forma oral, es algo que fue indicado en un versículo del Pentateuco. Decimos esto, por lo que está escrito cuando el Eterno ordenó el precepto de guardar el año Sabático: “Habló el Eterno a Moshé en el monte Sinaí” (Levítico 25: 1).

¿Qué es lo que enseñan las palabras “en el monte Sinaí”? ¡Toda la Torá fue entregada en el monte Sinaí!.

La redundancia citada viene a enseñar que, así como el precepto del año Sabático fue dicho (Levítico 25: 1) con todas sus reglas, detalles y pormenores (que se detallan en la sección Behar), del mismo modo, aconteció con todos los preceptos. Fueron dichos con todas sus reglas, detalles y pormenores en el monte Sinaí.

Por ejemplo, el Eterno dijo a Moshé: “en cabañas residiréis siete días” (Levítico 23: 42).

Luego le enseñó la explicación (oral):

· La cabaña es obligatoria solo para los varones, pero no para las mujeres. 
· Los enfermos no están obligados, como así los viajeros que se encuentran por el camino. 
· El techado de la cabaña debe realizarse con vegetales que crecen de la tierra.
· No se permite techar la cabaña con lana, seda, ni telas de otro tipo. Incluso con aquello que fue elaborado con vegetales que crecen de la tierra, por ejemplo, almohadas, almohadones, o ropas, fabricados con lino o algodón. (Pues al haber sido procesados reciben impureza)
· La obligación de comer, beber y dormir en la cabaña, se prolonga durante los siete días de la festividad.
· La cabaña no puede tener un ancho menor a los siete puños, y la altura de la misma no debe ser inferior a los 10 puños. (Talmud tratado de Sucá)

Cuando el Eterno entregó el precepto de la cabaña a Moshé –Torá escrita-, también le entregó la explicación –Torá oral-. Y del mismo modo aconteció, con los 613 preceptos. Le entregaba el precepto que debía escribirse, y las explicaciones, en forma oral.

El deceso de Moshé

Fue al cabo de cuarenta años y once meses, en el primero del mes Shvat, cuando congregó Moshé al pueblo y les dijo: se aproxima el tiempo de mi muerte. Si hay entre vosotros alguien que escuchó una ley, y la olvidó, acérquese para preguntarme, y se la explicaré. Así, todo aquel que tenga una duda, venga a exponerla frente a mí, y se la disiparé. 

Esto que dijimos está indicado en el versículo: “comenzó Moshé a aclarar toda la Torá diciendo” (Deuteronomio 1: 5)

Desde ese momento, el primero del mes Shvat, hasta el siete del mes Adar, los hijos de Israel, consultaron a Moshé, aprendieron lo que necesitaban, y disiparon sus dudas. 

Cuando Moshé se hallaba próximo a morir, comenzó a escribir la Torá -el Pentateuco- en rollos conformados de pergaminos. Escribió un total de trece, todos completos, desde la letra “bet”, la inicial de “Bereshit” –en el comienzo-, hasta la letra “lamed” de Israel, con la cual culmina el Pentateuco. 

Luego entregó un rollo de la Torá a cada una de las doce tribus de Israel, para que se conduzcan según sus decretos y estatutos. En tanto, el rollo decimotercero, lo dio a los Levitas, y les dijo: “Tomen el rollo de la Torá este” (Deuteronomio 31: 26)

Subsiguientemente, en el mediodía del 7 de Adar, Moshé subió al monte, y de allí no descendió.

Después de la muerte de Moshé

Luego del fallecimiento de Moshé, Ieoshúa su sucesor, y los individuos de esa generación estudiaban profundamente lo aprendido. Era para deducir la aplicación de las leyes a los nuevos casos que se presentaban. 

En el estudio y análisis desarrollado, era algo inobjetable, que toda cuestión que habían escuchado directamente de Moshé, no generaba ninguna discusión, y se aplicaba a la ley incuestionablemente. 

Pero los temas presentados que requerían la aplicación de ramificaciones de lo enseñado por Moshé, eran tema de debate. Para hallar la ley en un caso así, apelaban a las trece reglas entregadas por el Eterno a Moshé en el monte Sinaí, mediante las cuales se da interpretación a lo declarado por la Torá:

Sobre la base de estas 13 reglas los sabios buscaban la respuesta adecuada a la cuestión que había sido planteada. 

En ocasiones, todos concordaban con la resolución, pero en otras oportunidades, había divergencia. Pues unos opinaban que la cuestión debe ser resuelta de tal modo, mediante la aplicación de tal regla, y otros pensaban que debía resolverse de otro modo, mediante la aplicación de otra de las reglas. 

En un caso así, para decretar la sentencia final, se basaban en la decisión adoptada por la mayoría. Tal como lo declara el versículo: “según la mayoría hay que inclinarse” (Éxodo 23: 2)

Este sistema de estudio conformó la base fundamental, que se aplicaría por todas las generaciones. 

Últimos artículos publicados  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces