Artículos de Interés

La historia del Kotel (Muro de los Lamentos)

En el corazón de la ciudad de Jerusalem hay un atractivo especial, el muro de los lamentos. Gran cantidad de personas se hacen presentes a diario en ese sitio para derramar allí sus plegarias al Eterno. Prácticamente cada uno que llega, abre su corazón, y cuenta allí mismo sus problemas al Altísimo.

También individuos que no tienen ningún vínculo con el judaísmo se hacen presentes allí para orar. Tal es el caso de innumerables candidatos a presidente, políticos, planteles enteros de selecciones de fútbol, destacados hombres de negocios, personas que pretenden un futuro mejor, o simplemente, aquellos que desean superar algún inconveniente que los tiene a maltraer, asisten al muro para pedir ayuda, y retirarse de allí llenos de esperanza.

Al escuchar todas estas cosas, la pregunta que uno automáticamente se formula es ¿qué tiene de especial ese sitio?. ¿Qué es lo que el mismo representa?.

Para responder a esta cuestión, diremos que el muro de los lamentos es, nada más ni nada menos, que uno de los muros que pertenecían al edificio del Templo Sagrado, precisamente el que se encontraba en el sector occidental. 

Este Templo Sagrado al que hemos hecho mención, en sus tiempos de esplendor, albergaba cada jornada a gran cantidad de fieles que venían para traer sus ofrendas y orar al Eterno. 

Asimismo, durante los citados años de esplendor de este Templo Sagrado, había días cumbres, en los que afluía mucho más público que el habitual. Estos días cumbres mencionados eran aquellos en los cuales se celebraban las festividades encomendadas por Di-s al pueblo judío. Las festividades a las que nos referimos son, la festividad de Pesaj, (la fiesta en la que se come pan ácimo y se conmemora la liberación del pueblo judío de la esclavitud de Egipto), Shavuot, (la fiesta en la que se conmemora el momento de la entrega de la Torá), Sucot, (la fiesta de las cabañas, en conmemoración a las cabañas en las que nos hizo habitar el Eterno durante la salida de Egipto). 

Durante estas festividades, los pies de los concurrentes al Templo sagrado no tocaban el suelo, pues ante la gran cantidad de presentes, los cuerpos quedaban suspendidos en el aire por causa de los apretujones. Sin embargo, en forma milagrosa, cuando llegaba el momento de la prosternación a Di-s, cada uno disponía de un espacio de cuatro codos a la redonda (1 codo = 48 centímetros).

Más milagros que acontecían en el Templo Sagrado

El hecho que mencionamos, no era el único acontecimiento antinatural que sucedía en el Templo sagrado. Por citar algunos más, diremos que pese a que había allí constantemente carne de las ofrendas, jamás sucedió que la misma entre en estado de descomposición, o despida olor desagradable. Para darnos cuenta de la magnitud de este milagro, consideremos que en el verano las temperaturas alcanzadas en Jerusalem son bien altas, y que algunas de esas ofrendas era posible comerlas durante dos días seguidos, sin embargo, pese a ello, la carne se mantuvo siempre en óptimo estado. 

Asimismo, pese a la gran cantidad de carne que había dispuesta sobre las mesas de mármol ubicadas en el patio (“Azará”) del Templo Sagrado, que era el lugar donde se lavaban las entrañas de las ofrendas, jamás se vio a ninguna mosca merodear por ese lugar.

Otro suceso digno de destacar es, que nunca la lluvia apagó el fuego de la fogata que se encontraba al lado del altar externo, pese a que la misma se hallaba al aire libre. Tampoco sucedió jamás, que el viento desvíe la columna de humo en forma de hongo, que se elevaba ascendentemente, tras haber sido generada por el incienso que era allí sahumado.

Estos son solo alguno de los innumerables milagros que acontecían en el Templo Sagrado, en el cual existían a diario muchas otras situaciones sobrenaturales que acontecían allí, siendo los datos que mencionamos solo una síntesis de ellas. 

Luego de haber descrito brevemente los milagros que sucedían en el Templo Sagrado, pasaremos a dar un resumen del panorama histórico del mismo, el cual nos permitirá situarnos en la escena con mayor exactitud. 

La historia del Templo Sagrado

Respecto a la historia del Templo Sagrado, diremos que el primero que existió fue construido por el rey Shelomó, quien era el hijo del rey David. La construcción tuvo lugar 480 años después de haber salido el pueblo judío de Egipto, tras haber permanecido en esa tierra por espacio de 210 años. 

El motivo original por el cual el pueblo judío había ido a Egipto 210 años antes de esta salida victoriosa fue, para conseguir provisiones, dada la escacés de alimentos que había en el resto del mundo por aquellos tiempos. Cuando llegaron, los hijos de Israel fueron invitados a quedarse allí honorablemente, pues el Faraón estimaba mucho a Yosef, su virrey, quien era judío y hermano de los que habían venido por víveres. Por eso les ofreció traer todas sus pertenencias, y familias, asignándoles asimismo la tierra de Goshen, para que habiten cómodamente en Egipto. 

Pasados unos años, Yosef muere, y también el primer mandatario egipcio. El Faraón entrante no se comportó como el anterior, y esclavizó al pueblo judío. Los últimos 86 años de esclavitud fueron durísimos, pues los egipcios no permitían al pueblo de Israel regresar a sus casas para así evitar que se reproduzcan, y sumado a eso, los obligaban a realizar trabajos forzados degradantes y ultrajantes. Pues entre otras cosas, daban a los varones los trabajos que suelen realizar las mujeres, y viceversa. 

Al cabo de este período de dura esclavitud soportada por el pueblo judío, los hijos de Israel clamaron al Todopoderoso, y Él los sacó de Egipto a través de numerosos milagros. Luego de la salida de Egipto, Di-s condujo al pueblo por el desierto durante cuarenta años, hasta que ingresaron a la tierra prometida, Israel. 

La entrega de la Torá en el desierto

Durante esta travesía por el desierto que hemos mencionado, tuvo lugar un hecho histórico relevante, Di-s entregó la Torá a su pueblo elegido, en el monte Sinaí, que se encuentra en medio del desierto. 

En este lugar donde fue entregada la Torá, aun no había un Templo Sagrado, pero si un Tabernáculo Móvil, el cual fue construido por Moshé. Este Tabernáculo Móvil acompañó al pueblo de Israel hasta su ingreso a Israel.

Una vez que el pueblo ingresó a Israel, fueron construidos Santuarios provisorios, hasta que fue erigido el Primer Templo Sagrado por el rey Shelomó en el año - 883 antes de la era común (2928 según el calendario hebreo)

Este Primer Templo Sagrado estuvo en pie por espacio de 410 años, hasta que fue destruido por Nabucodonosor, el rey de Babilonia, en el año - 423 antes de la era común (3338 según el calendario hebreo). Este rey exilió al pueblo judío, llevándolo a Babilonia, donde permanecieron por espacio de setenta años. 

Pasados esos setenta años, el pueblo judío regresa a Jerusalem bajo el liderazgo de Ezra el escriba. Una vez en Jerusalem, estos mismos hombres se abocaron con todas sus fuerzas a reconstruir el Templo Sagrado. La obra fue culminada con éxito, y el día de la inauguración, Ezra leyó párrafos del rollo de la Torá en voz alta, lo cual hizo emocionar y estremecer a los presentes a más no poder. 

Este segundo Templo Sagrado permaneció activo por espacio de 420 años, hasta que fue destruido por el emperador romano Tito en el año 70 (3830 según el calendario hebreo), quedando en pie solo el muro que contemplamos hasta hoy en día, conocido como “el muro de los lamentos”.

Últimos artículos publicados  

Suscríbete Gratis a Nuestro Email semanal

Tu nombre:
Tu correo:
Asunto:
Mensaje:

     

Enviado semanalmente por Institutos Ariel

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces