Artículos de Interés

La comida del sábado por la noche 
y la resurrección de los muertos

Los sabios dijeron: "Que ordene la persona su mesa después de la salida del Shabat, aunque no la necesite sino para comer únicamente una porción tan pequeña como del tamaño de una aceituna" (Shulján Aruj, Oraj Jaim 300: 1)

El motivo de esta comida es porque, así como salimos a recibir al rey (“Shabat”) cuando ingresa (ceremonia conocida como Kabalat Shabat), del mismo modo lo debemos acompañar al retirarse.

Esta comida de acompañamiento del Shabat en su despedida –melave malka-, provoca muchas bondades a quien la cumple, y una de ellas es que nutre al huesillo llamado “luz”.

El citado huesillo -luz- es distinto a todos los demás huesos del cuerpo humano. Para explicar esto y conocer mayores detalles de este apasionante tema, nos valdremos de un interesante extracto del Talmud que trascribimos a continuación.

La creación del hombre

El día sexto de la creación (viernes), en la primera hora del día, Di-s reunió el polvo de la tierra para crear a Adam, el primer hombre. 

En la segunda hora fue creado el aspecto de Adam. 

En la tercer hora fue dada la forma a la masa, quedando constituido el cuerpo de Adam. 

En la cuarta hora los miembros se unieron. 

En la quinta hora fueron abiertos los orificios del cuerpo de Adam. 

En la sexta hora le fue introducida el alma. 

En la séptima hora Adam se paró (en esa hora Adam fue adormecido por Di-s, luego le quitó un hueso, y con el mismo fue creada Java -Eva-, la primer mujer). 

En la octava hora, Adam se allegó a Java. 

En la novena hora lo llevó Di-s al Jardín del Edén. 

En la décima hora Di-s le ordenó no comer del árbol del conocimiento. 

Hasta ese momento Adam yacía plácidamente en el Jardín del Edén, mientras los ángeles lo servían. Asaban para él carne, y filtraban para él vino. Pero la serpiente vio los grandes honores de los que gozaba Adam, y sintió envidia.

En la undécima hora Adam pecó comiendo del árbol prohibido. 

En la duodécima hora Adam fue expulsado del Jardín del Edén. (Avot de Rabí Natán 1: 8)

Analizando

Apreciamos de la cronología de los hechos que el pecado de Adam, cuando comió del árbol prohibido, se produjo el día sexto de la creación, el viernes. Ese alimento, consumido por Adam, fue digerido, procesado, y enviado al torrente sanguíneo. A través de la sangre, llegó a todos los miembros de su cuerpo, sufriendo el mismo proceso que se origina en nuestro organismo cuando comemos algo. 

No obstante, los sabios nos enseñan que existe en el cuerpo humano un huesillo pequeño, el cual no tiene provecho del alimento consumido durante los días de la semana. Solo tiene provecho del alimento consumido en la noche que llega al concluir el Shabat (noche del Sábado). 

Si es así, este huesillo, llamado “luz”, no tuvo provecho del fruto del árbol del conocimiento que fue prohibido por Di-s a Adam. Por lo tanto, debemos reconocer que este huesillo no participó del pecado. Eso hace que en nuestro cuerpo haya un hueso diferente a todos los demás, que aun mantiene la santidad del cuerpo de Adam, antes de pecar.

Este huesillo -luz-, jamás se altera ni cambia de estado. Aunque lo arrojemos al fuego, o intentemos molerlo o quebrarlo valiéndonos de un mortero, martillo o cualquier tipo de fuerza que le podamos aplicar, permanecerá intacto, sin mella alguna. 

Este huesillo es la conexión que queda entre el alma y el cuerpo después de la muerte. Incluso cuando la materia se desintegre por completo, el “luz” permanecerá intacto. 
El “luz” se encuentra en la parte posterior del cráneo, y no está ligado a ninguno de los demás huesos. Su tamaño es tan pequeño como un grano de cebada, semi redondo, casi cuadrado. Lo recubren unas delgadas venillas portadoras de sangre, quedando de un aspecto parecido al de una araña que lo aprisiona. 

Los sabios nos enseñan que a partir de este huesillo, en la época de la resurrección de los muertos, comenzarán a desarrollarse en su interior todos los miembros, tendones, piel y carne. Así vendrá rodando hasta la tierra de Israel, donde finalmente recibirá el alma y revivirá.

El rey Adriano

El rey Adriano sabía de este huesillo extraordinario, y decidió ahondar sobre el tema. 

¿Cómo lo hizo? Era usual en el citado monarca acudir a los sabios de Israel para consultarles sus cuestiones. Por eso, cuando quiso esclarecer su incógnita sobre el huesillo “luz”, se dirigió a Rabí Ieoshúa ben Jananiá y le preguntó: ¿de qué parte del cuerpo Di-s comenzará la resurrección?.

Rabí Ieoshúa ben Jananiá le dijo: “Del hueso que hay en el extremo superior de la columna vertebral, llamado ‘luz’”.

El rey le preguntó: “¿De donde se sabe que es así?”.

El sabio le dijo: “Tráeme uno de esos huesos y verás”.

Adriano le trajo uno y se lo entregó a Rabí Ieoshúa ben Jananiá, quién lo colocó en un molino, sin que nada le suceda. Luego lo pasó por fuego, y tampoco éste lo afectó. Lo colocó en líquidos, sin que nada le acontezca. Procedió a ubicarlo sobre un yunque, golpeó fuertemente sobre él con un martillo, y el resultado fue que se quebró el yunque, sin que al hueso le suceda ningún daño.

Con eso le demostró que el huesillo “luz” es la semilla de origen Divino, a partir de la cual el Eterno reconstruirá el cuerpo en la época de la resurrección de los muertos (Bershit Rabá 28).

Por tal razón, ante la tremenda importancia de este huesillo, es menester alimentarlo cada sábado por la noche, dándole de comer comida apta -kosher. De esta manera lo mantendremos bien nutrido y podremos disfrutar de un cuerpo sano y fuerte en el Mundo Venidero.

Últimos artículos publicados  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces