Historia

Aarón, la paz y el Amor

El Reino de la paz

Dijo Rabí Simón: cuando el Santo, Bendito Sea, se dispuso a crear al primer hombre, los ángeles servidores conformaron grupos y grupos, sociedades y sociedades. Algunos de ellos decían: "es mejor que no sea creado", y algunos de ellos decían: "es mejor que sea creado". Esto es a lo que refiere lo que está escrito: "La bondad y la verdad se encontraron, la justicia y la paz se besaron" (Salmos 85:11). La bondad decía: "es mejor que sea creado", pues hará buenas acciones, y la verdad decía: "es mejor que no sea creado", pues el hombre es todo mentiras. La justicia decía: "es mejor que sea creado" pues hará justicia –tzedaká– dando de lo propio a los necesitados. La paz decía: "es mejor que no sea creado", pues es todo riña. ¿Qué hizo el Santo, Bendito Sea? Tomó a la verdad y la arrojó a la Tierra. Esto es a lo que refiere lo que está escrito: "arrojó la verdad a la Tierra" (Daniel 8:12). Entonces los ángeles servidores dijeron delante del Santo, Bendito Sea: Amo de todos los mundos ¿por qué desprecias Tu sello y estandarte? ¡Levanta la verdad de la Tierra! Esto es a lo que refiere lo que está escrito a continuación: "La verdad brotará de la Tierra, y la justicia contemplará desde los Cielos" (Salmos 85:12).

Como la verdad fue arrojada a la Tierra, Aarón podía dejarla de lado en ciertas circunstancias y hacer la paz entre una persona y su prójimo (Binian Iehoshúa Avot de Rabí Natán 12).

Cuando Aarón se enteraba que dos individuos habían reñido y estaban enfrentados, se dirigía a uno de ellos, se sentaba junto a él y le decía: «¡Hijo mío! ¿Sabes lo qué acontece con tu compañero? Está muy dolido por haberse disgustado contigo, y dice: ¿Cómo podré ver nuevamente a mi amigo? ¡Me avergüenzo por haber actuado pérfidamente contra él!». Y permanecía sentado junto a él hasta que quitaba por completo el rencor que guardaba en su corazón. Después se dirigía hacia el otro individuo, se sentaba junto a él y le decía: «¡Hijo mío! ¿Sabes lo que acontece con tu compañero? Está muy dolido por haberse disgustado contigo, y dice: ¿Cómo podré ver nuevamente a mi amigo? ¡Me avergüenzo por haber actuado pérfidamente contra él!». Y permanecía sentado junto a él hasta que quitaba por completo el rencor que guardaba en su corazón. Finalmente, al encontrarse, ambos se abrazaban y besaban sin ningún tipo de rencor en sus corazones. Por eso fue dicho: «Cuando toda la asamblea vio que Aarón había fallecido, lloraron a Aarón durante treinta días, toda la Casa de Israel» (Números 20:29). Todos lo lloraron porque todos lo amaban por haber traído la paz a los miembros del pueblo (Avot de Rabí Natán, Cáp. XII).
 

Últimos artículos publicados  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces