Cultura

LA EXPERIENCIA DE DOS HERMANOS Y UNA MADRE

El rey Monbaz y Bezavtus eran hermanos y descendientes de Talmai, el rey de Egipto. El padre de ellos que se llamaba Monbaz, como uno de sus hijos, era rey; después fue rey Bezavtus y por último asumió al reinado Monbaz, su hermano.

Una vez aconteció que ambos hermanos estaban sentados y leían el libro del Génesis. En medio de la lectura se toparon con el versículo que declara: «Cortarán la carne de tu prepucio y ésa será la señal del pacto entre nosotros». En ese momento, uno de ellos dio vuelta su rostro hacia el muro, pues sintió una gran vergüenza de amar los preceptos de El Eterno y estar incircunciso, sin cumplir a éste que había mencionado en la lectura, y comenzó a llorar. Y el otro también dio vuelta su rostro hacia el muro, pues sintió una gran vergüenza de amar los preceptos de El Eterno y estar incircunciso, sin cumplir a éste que había mencionado en la lectura, y comenzó a llorar.

Después de este suceso, cada uno fue y se circuncidó. Pero ninguno se lo reveló al otro, pues temían de su padre.

Pasados algunos días, nuevamente ambos estaban sentados y leían el libro del Génesis. En medio de la lectura se toparon con el versículo que declara: «Cortarán la carne de tu prepucio y ésa será la señal del pacto entre nosotros». En ese momento uno le dijo al otro: «¡Ay de ti hermano pues no has cumplido con este precepto!». Y el otro le respondió: «¡Tú, ay de ti hermano, pues no has cumplido con este precepto, pero en lo que a mí respecta, no corresponde que se diga: ¡ay de mí!».

Tras este intercambio de palabras uno le reveló al otro que estaba circuncidado sin sentir temor de que su hermano le contara esto al padre incircunciso. Cuando la madre de ellos, la reina Hilení, que amaba a Israel, lo presintió, fue y le dijo al padre de ellos: «¡A tus hijos les ha crecido un callo en su carne y el médico ordenó que se circunciden! ¿Qué consideras que corresponde hacer?».

El rey le dijo a su esposa: «¡Que se circunciden!»

Ahora bien, ¿qué pago le otorgó El Santo, Bendito Sea, al rey Bezavtus, cuando ocupó el trono de su padre después de la muerte de éste, y antes de que asumiera Munbaz, su hermano? Dijo Rabí Pinjas: cuando salió a la guerra, la formación del ejército enemigo lo rodeó, con intenciones de matarlo, y descendió un ángel celestial y lo salvó. (Bereshit Raba 46:10).

En tanto Monbaz y su madre Hilení, fueron incluidos en la Mishná y mencionadas parte de sus obras. Como consta en el tratado de Iomá:

El hijo de Katín hizo doce grifos a la pila, ya que no había en ella sino dos; y también él hizo un mecanismo a la pila, el cual permitía que no se vuelvan ineptas las aguas tras pasar la noche. El rey Munbaz hizo todas las asas de los utensilios del Día del Perdón de oro. Hilení, su madre, hizo una lámpara de oro sobre la puerta del sitio del Templo Sagrado denominado Heijal; y también ella hizo una tabla de oro, en la que la sección de la descarriada estaba escrita en ella. Nicanor, fueron hechos milagros a sus puertas, y lo solían recordar para elogio (Talmud, tratado de Iomá 3:10).

Los comentaristas de la Mishná aportaron estos interesantes datos acerca de Monbaz e Hilení, su madre: el rey Munbaz vivía en Jadeib, que era una nación que se encontraba al norte de Aram Naaraim. Él se convirtió al judaísmo con su madre Hilení. Esto aconteció varias décadas antes de la destrucción del Segundo Templo (véase Talmud, tratado de Baba Batra 11a).

Además, en el Talmud se aportan más detalles de esto que fue mencionado en la Mishná. Se dijo que el rey Monbaz hizo todas las asas de los utensilios del Día del Perdón de oro. Ahora bien, ¿por qué razón procedió así? Si era su intención honrar los utensilios sagrados y hacerlos de un material distinguido y valioso, ¿por qué no los hizo totalmente de oro? Procedió así porque se trataba de instrumentos que era imposible hacerlos completamente de oro, tales como cuchillos y hachas, y por eso se menciona aquí que hizo sus asas de oro.

Hilení, su madre, hizo una lámpara de oro sobre la puerta del sitio del Templo Sagrado denominado Heijal. En el Talmud se menciona una enseñanza recibida por tradición que aclara este asunto de manera apropiada:

La lámpara que había fabricado Hilení fulguraba y resplandecía por el efecto de los rayos del Sol al impactar en la misma cuando el gran astro luminoso emergía en el horizonte, en la alborada; y a través de esto las personas que estaban en Jerusalén sabían que había llegado el momento de recitar la oración denominada: «Shemá Israel». Pues el momento adecuado del cumplimiento de este precepto es cuando destella el sol (Talmud, Rashi).

Además ella hizo una tabla de oro, en la que estaba escrita la sección de la descarriada. La razón era para que el sacerdote copie de ella el texto de la mujer sospechada de haberse descarriado, en el momento en que fuera requerido. Como está escrito: «El sacerdote escribirá estas maldiciones en un libro y las borrará con las aguas amargas» (Números 5:23). Y por la tabla que había hecho Hilení no necesitaban transportar hasta allí el rollo de la Torá (Las Gemas de la Torá pag. 61).

Gentileza de Hebraica Digital

 

Últimos artículos publicados  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces