Actualidad

El mensaje del seder de Pesaj: por Alba

En algún lugar del mundo, donde el calor, la humedad, el sol resplandeciente se hacen presentes.. En pleno 5769, donde la cultura cerrada y las precauciones de seguridad son excesivas. Llegaba una judía a una nueva ciudad. Por más que intentaba acercarse a la comunidad para hacer amigas judías, ir a las clases de danza con ellas, ir a las cartas con ellas…. No era posible; al llegar a la tienda Kosher apenas si las más ancianas la saludaban con alegría.

No tenía crédito en la tienda, ni cartas responsivas.

No tenia conocidos muy allegados al lugar de reuniones, así que saludaba cordialmente y se retiraba educadamente.

Se acercaba Pesaj y con anticipación había limpiado la casa, regalado galletas a sus amigos no judíos, revisado el vinagre, limpiado la alacena, buscando migajas. Se esperaba una celebración sencilla, sin invitados; sólo ella y el matrimonio judío que la vigilaba y le revisaban todos los pasos para llegar a cumplir satisfactoriamente los requisitos para ser “una buena mujer judía”. Cumpliendo las normas, cuidando las fiestas. El maestro, quien parecía olvidado de las cosas; siempre veía la hora en la que la joven se acordaba de ir por el pan, todo lo tomaba en cuenta.
En esta ocasión se descubrieron las migajas del fondo de su escritorio.

Con tiempo, compró sus 2 cajas de Matza para la fiesta, Contaba con su bandeja especial para el Seder y sus pequeños platitos que lo acompañaban.
Si bien es cierto, no eran aquellas bandejas de plata que venden en las tiendas judías, ni las más exquisitas porcelanas revisadas por los estrictos rabinos, (como es usual) eran las que tenía y se esforzaba por cuidar y alistar para celebrar la fiesta.
Unos pocos días antes de que comenzaran las fiestas (para el 15 de Nisan, tal vez). Llegó a comprar unas verduras amargas y alguna que otra cosa que le faltaba en su despensa cuando Sale el dueño de la tienda a Saludar a unas señoras que a simple vista, se veía que eran de una buena posición, las más pudientes del pueblo tal vez…
Y les dice: ¡Hey! Mira lo que he traído de Israel, Estas Matza (Saca una enorme caja azúl con unas Matza Redondas tan grandes)

- ¡Que caja tan bonita! (pensaba la joven)
- El dueño de la tienda, al ver que la joven se había sorprendido exclama:
- ¡Sólo son para la venta de los amigos! Sólo traje unas cuantas.

La joven, entiende el mensaje y tan solo sale de la tienda pensando en esas Matza tan grandes y redondas y en esa caja que se veían tan bonitas.

Ella pensaba: Hazme, este año no estuvieron a mi alcance esa Matza, acepta humildemente las que he comprado con anticipación.

Ya que tenía muy claro, que no hay que tener reparo económico para la Cena de Shabat ni para las fiestas; así que por muy limitada, el Altisimo siempre hace milagros para llevarlos acabo de una manera especial.

Con gusto preparó el Jarotset.. mmm!! De las cosas deliciosas de la fiesta.
Saboreaba las cuatro copas de vino que se tenía que tomar. (Todo sea por cumplir el precepto y sonreía, porque no gustaba del alcohol).

Llega el gran día y comienza a poner la mesa, se estrena mantel, la mesa resplandeciente lleno de esa limpieza externa e interna que todos buscamos. Una verdadera preparación de nuestra alma.

Sin falta y muy presente, reservaba el lugar de Eliahu Hanavi, nuestro invitado de Honor.

Puntual, llegan la pareja, los maestros; con reloj en mano y los ojos puestos en la mesa.

Se comienza en Kidush, se sirve la cena con una breve plática y se abre la puerta para que pase Eliahu Hanavi.

Y tomamos nuestra cuarta copa de vino siempre reclinados sobre la izquierda.
Escuchamos el Relato de la Hagada.

Se disfrutó de la Matza y se tomó como el último de los alimentos de la noche.
Se sintió esa gran Paz y Plenitud interior.

Se salieron los invitados y ya sola después de una velada maravillosa se recitó la Shemá para descansar tranquilamente..

Pasaron los días de la fiesta, disfrutando la Matza.
Sin desear nada leudado.

Matzá como pan de pizza, como pasta de lasaña…. ¡Verdadero deleite!

Pasaron los días de la fiesta y al faltar unos pocos minutos para el término del Pesaj.

Ese momento solemne de disfrutar nuestro libro de historias judías de algún rabino, tomar café con leche y esperar para comer nuestro pan. Cualquier tipo de pan.
Dar gracias al Altisimo por habernos permitido cumplir y celebrar. Tal vez un emparedado, una pizza de aceitunas y saborear… saborear el “pequeño sacrificio” que habíamos realizado recordando a nuestros antepasados, en la Salida de Egipto.

DESPUÉS DE PESAJ

Se llega el primer Shabbat después del Pesaj y en la tienda judía llena de panes, toda la comunidad comprando postres, pan..!El que encuentre!.

Como de costumbre, las familias conocidas (Contaban con sus apartados). Ha una hora prudente sale la joven por sus jalots.

Llega a la panadería y no encuentra pan… ¡vacío! No había pan jalá. Anuncian que saldrá el último de los hornos y que habrá pan para todos. Pues había más personas esperando y a pesar de que parecía tener existencia, todos eran apartados.

En cuanto sale el pan… ¡ cómo juego de fut bol Americano!! Toda la gente se amontona a la charola, el panadero casi se cae.

Toda la gente se alborota, grita y se arrebata el pan jalá.

En medio del tumulto y aventones la joven tan solo alcanza UN pan Jalá. Pregunta insistente si tendrá tan solo uno más. Pues le falta uno para cumplir con la Mitzva.

Seria y fuertemente el panadero contesta un NO ROTUNDO.

Sus ojos comienzan a ponerse rojos, la espera, ir a buscar el pan de un lado a otro, ¡la pelea! ¡gran pelea! Por el pan.. y ahora.. No tenía pan Jalá para cumplir con la Shabat después de la larga espera.

Triste, dentro de la tienda, ve a un chofer de alguna de familia en la misma situación que ella… ¡Un solo pan!

- Con desilusión, empujada, triste le hace entrega de su pan. “Tome, para que cumpla con la Mitzva, para que tenga los dos panes que son requeridos”.

Y sale de la tienda llorando sin consuelo.. ¡llora y llora! Tal vez los empujones, no iba a poder hacer Shabat y era algo con lo que ella tanto añoraba.

- Nada la consolaba.

- No había más pan Kosher disponible ese día.

Al pasar un rato y platicando su experiencia, le hacen recordar que a pesar de que ella no cumplirá con el Shabat, dio su pan para que otros cumplieran como es debido.

Esta historia nos hace reflexionar en que no debemos ser tan cerrados al vender, debemos recordar que todos somos iguales ante el Altisimo.

Y mirar alrededor de nosotros, cuando vayamos a las tiendas, abrirnos dentro de la comunidad, ocuparnos de que los demás cumplan con los preseptos, invitarlos a cenar y a cumplir y preparnos entre todos para la llegada del Mesías.

Escrito por Alba

 

Últimos artículos publicados  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces