Enseñanzas de los sabios

Está escrito: «Y la senda -oraj- de los justos es como la luz de la aurora -noga-, que va en aumento hasta que el día es completo» (Proverbios 4:18). ¿Por qué se utilizó aquí la palabra «senda -oraj-» y no «camino -derej-»? ¿Qué diferencia hay entre los términos «senda -oraj-» y «camino -derej-»? He aquí que esto ya ha sido estudiado y establecido por los sabios, pero ahora lo explicaremos de modo diferente. Y esta es la explicación que daremos del asunto: «senda -oraj-», se refiere a un pasaje que se abrió ahora, y se descubrió, y se hizo en ese lugar un sendero, el cual no fue pisado por los pies de los hombres antes de esto; en tanto que «camino -derej-», se refiere a un pasaje que ya estaba abierto desde antes, y personas pasaron por él, como está dicho: «como pisa -dorej- en el lagar» (Isaías 63:2). Es decir, un camino se denomina así, derej, porque lo pisaron los pies de todos los que querían marchar por él.

Y por eso a las sendas de los justos se las denomina «oraj». Y a esto se refiere lo que está escrito: «Y la senda -oraj- de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es completo» (Proverbios 4:18). Esto es así porque ellos fueron los primeros en abrir ese lugar. Pues a través de las palabras de Torá que pronunciaron, ese lugar se renovó, considerándose como si ellos lo hubieran abierto. Y esto no quiere decir que ellos abrieron a todo ese lugar, sino que aunque sea que otros moradores del mundo anduvieron por ese lugar, aun así, ahora que los justos marchan por él, es considerado un lugar nuevo. ¿Cuál es la razón? Porque ese lugar ahora es considerado nuevo debido a que se renovó con las palabras de Torá pronunciadas por los justos que anduvieron por allí. Y se considera como si no hubiera marchado por él jamás ninguna otra persona. Pues los justos convierten en nuevo a todo ese lugar por el que andan, con numerosas palabras supremas, con las que El Santo, Bendito Sea, se complace. Pues a través de las palabras de la Torá pronunciadas, se crea allí un nuevo ángel, y una nueva imagen, que no estaba allí antes de que los sabios pronunciaran en ese lugar palabras de Torá, renovándose así la santidad de ese sitio (II Zohar 215a, Midrash, Mefarshim).

Últimos artículos publicados  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces