Actualidad

Amores Tóxicos

“Olvídalo querida, ya vendrán otros mejores. Hay cientos de chicos, sólo debes tener paciencia”, intentaba consolar Silvia a su sobrina Tamara, que había terminado con su novio, el cual ya llevaban más de un año juntos.
Lejos de las minimizaciones de las personas que más nos quieren, esas que no pueden vernos sufrir bajo ningún aspecto, se esconde un dolor intenso -difícilmente descriptible- en lo más profundo de las entrañas. Los vínculos afectivos son por demás delicados de tratar, mucho más aun, cuando se produce un corte en la relación.

Esas tías quizá olviden que el dolor de un amor pasado hasta puede resultar más doloroso que la muerte misma de otro ser (Di-s no permita): el deceso de un ser humano no es algo que podamos evitar, a fin de cuentas la muerte es parte de la vida también, no resulta ser una decisión propia. En cambio, el distanciamiento de una pareja forma parte de una decisión de alguna (o ambas) de las partes.
El amor pasado se transforma en un “muerto vivo”, pues, existe una parte que ya no está con nosotros, que “murió”, pero a la vez está “viva”, pudiéndonos cruzarlo en cualquier momento.

Más allá del posible dolor post corte, este factor no debería ser tomado en cuenta si se percibe que la relación no da para más.
Es preferible sacrificar el pasado, a fin de proyectar un presente y un futuro más feliz.
No es pecado cortar una relación a tiempo. No existen ni “malos” ni “pobrecitos”… concluir que aquella persona no era la indiciada, no significa que seamos malas personas.

Existen casos en donde se debe evaluar lo más pronto posible si continuar con la relación. Esto sucede cuando el amor, lejos de aproximarse a la salud y a lo placentero, se transforma en un vínculo patológico, demandante y -hasta quizá- enfermizo.

Veamos algunos casos:

a) Amor dependiente. Absoluta dependencia de la otra mitad. Nada hace sin consultarle a él/ella. Mensajes de texto, llamados telefónicos, chateando hasta largas horas de la noche. Sin límites de horario. Avasallando a su par.
Si bien esta dependencia puede sentirse agradable para el demandado, este vínculo –con el tiempo- puede provocar serios inconvenientes en la pareja como ser: celos desmedidos, libertad limitada, desgaste de la relación, etc.

b) Amor desganado. Cuando producirte para salir te incomoda, cuando conversar por teléfono te resulta pesado, si el hecho de comunicarte con tu pareja para pactar una cita resulta una carga, verifica con tu otra mitad qué anda pasando entre ustedes. Blanqueen la situación lo antes posible mediante una comunicación fluida. Si existe una confianza importante, lo mejor sería que expreses libremente (y con la delicadeza que ello conlleva) lo que te está sucediendo internamente.

Es doblemente importante que puedas realizar este último paso.
Podrás encontrarte como respuesta con un: “sí, de hecho a mí me pasa lo mismo, ya no me siento como en las primeras citas”; o bien: “no, yo sigo encantado contigo”. Las dos variables son posibles (y más también…) Pero lo importante aquí es el planteo, y luego sí, en otra instancia, la resolución.

Algunas parejas pueden poner un punto final a la relación; otras decidir que se darán un tiempo para luego reencontrarse en un par de semanas y observar las reacciones de la abstinencia (es aconsejable); otro podrán preguntarse: “¿qué podemos hacer para alimentar la relación?, ¿qué puntos podríamos solucionar?”. Infinidad de propuestas. Lo importante aquí es que exista el planteo. Y, por sobre todo, tener claro que solucionar el conflicto no necesariamente signifique que la pareja siga su curso normal. Pocos comprenden que a veces la mejor solución es que justamente no haya solución: estar con el otro debería ser algo placentero, no insoportable y fastidioso. Una relación en donde ambos se sientan cómodos, libres en su accionar.
A fin de cuentas, obligar a querer no es saludable para ninguna de las partes.

c) Amor sin rumbo. Para formar algo serio se deben tener claros los objetivos de vida: la manera de alcanzarlos, los sueños, los proyectos en común. Antes que nada tú debes tenerlos caros. La atracción física no es amor sino pasión y, como todo lo pasional, en algún momento termina.
A fin de evitar personas inmaduras que aun no saben qué quieren de sus vidas, chequeamos lo antes posible qué tipo de metas tiene (y obviamente si se adecuan a las nuestras). Un filtro para evitarnos dolores de cabeza es intentar esclarecer este punto en las primeras citas. El tiempo es valioso para ambas partes. Hagámonos (y hagamos) un favor.

d) Amor condicionado. El más letal. No sólo se humilla a la persona en sí, sino a su propia esencia. “Te quiero si eres de tal o cual manera”, “si haces tal o cual cosa”, “si tu trabajo te deja tantos y tantos dólares”. Trivializa a la persona por lo que tiene y no por lo que es (que resulta ser lo más valioso para el ser humano).

Existe un intento de manipulación en el cual uno exige, en vez de aceptarlo tal cual es. Eso no es amor. Amor no es tapar los defectos ni echarlos de menos, todo lo contrario: amor significa conocerlos y aun así aceptarlos. Amar resulta ser un acto incondicional. ¿O acaso se debería estar midiendo cada palabra antes de hablar con la pareja, con tal de gustarle? (no sea cosa que se “enoje”) Si llegas al punto de tener que simular o medir con escuadra tus palabras, chequea a ver qué está pasando, que aunque te sientes atado y con libertad limitad, decides seguir con la relación (¿quizá baja autoestima pensando que no conseguirás algo mejor?). Recuerda que un amor condicionado es un amor estrangulado, que no lleva a ningún lado (hoy te quiere por esto, ¿y mañana por qué será?, ¿cambiarás tu esencia en cada estación estival, en base a lo que se le ocurra a otro?).
Personas conformistas y con baja autoestima deben verificar muy bien este punto. Aquellas seguramente son muy propensas a deprimirse antes una posible ruptura y quizá el sólo hecho de pensar el dolor que significaría “dejar ir”, los compromete aun más para no “soltar”.

e) Amor con poco condimento. “Ya le dije que la amo, ¡no sé que más quiere!”. Sucede cuando la relación ya está afianzada y como nadie se tiene que ganar el cariño de nadie, pues todo marcha viento en popa, se deja de regar el amor. No olvidemos que el amor no es algo que se produce automáticamente, sino que hay que trabajar en ello, se debe construir. Por eso existe un precepto de “amar al prójimo como a uno mismo” (Levítico 19:18), si sería algo que vendría “solo”, pues, no habría precepto. El hecho de exigirnos aquello, significa que está en nuestras manos –y es nuestra obligación- promocionarlo.

Mientras que este conflicto sea por desatención o falta de comprensión de la pareja frente a la importancia de los halagos, no por un real desinterés y sintomatología de cansancio de las partes, este tipo de amor es más sencillo de curar (siempre y cuando exista un diálogo y apertura entre los pares…) Eso sí: no olvidemos que “regar” al amor no necesariamente signifique “ahogarlo”…

A fin de evitar todos estos mal de amores, lo ideal es facilitar un clima de absoluta libertad, en donde la crítica no tenga lugar y en donde cada uno pueda expresarse libremente. Ser lo que se es. Que el diálogo fluya y exista una confianza mutua.
Ir chequeando percepciones a medida que avanza la relación, facilitará un buen y normal desarrollo de la pareja.

No olvidemos que, a diferencia de tener que “soportar” al jefe en la oficina, aquel que nos es impuesto apabullándonos y exigiéndonos constantemente (también existen jefes buenos…), el noviazgo es una elección propia (o al menos así debería serlo…)
Hay que disfrutar de ese estado. El no estarlo es el síntoma que nos marca que algo no está funcionando bien.

Si haz dejado atrás un amor tóxico, luego de agradecerle a Di-s por haberte ahorrado tiempo y desazón, toma impulso para conocer a la próxima persona y esta vez sí, estar más atento a lo que se presente…

Alan Owsiany

Untitled Document http://www.alanconsultor.com.ar

http://reflexionando21.blogspot.com/


Alan J. Owsiany es Consultor Psicológico (Counselor). Al terminar sus estudios de bachillerato, estudió 1 año en Yeshivat "Kneset Jizkiahu" - Kfar Jasidim (Rejasim, Israel).

Desde la psicología humanística existencial (enfoque al que toma como columna vertebral), se esmera en aplicar su profesión dentro del marco de la Torá y las mitzvot.

Actualmente desarrolla tareas como docente integrador y acompañante terapéutico en escuelas ortodoxas de la comunidad.

 

Últimos artículos publicados  
 
 

 

  .  
.

Busca el libro con tu nombre aquí


Frases inspiradoras

En esta época moderna, donde hay tanta tecnología e innovación, es cuando más falta hace la energía humana salida directamente del corazón, y transmitida personalmente, sin la mediación de ningún intermediario tecnológico; esa pequeña pero gran acción es capaz de revivir las esperanzas y renovar la energía de la persona con quién hablamos, y también la nuestra propia.

—————

No siempre es suficiente con la buena disponibilidad, y la capacidad individual, ha veces para triunfar también hay que valerse de la creatividad.

—————

Donde hay unión no hay traición, pero si surge división, la invasión de los sentimientos de odio y rencor crecerán y se multiplicarán, y nadie ganará; por eso, siempre es bueno multiplicar los esfuerzos para conservar la unión, que aunque mucho se pierda en lo que respecta a los deseos personales, será mucho más lo que se gane por el efecto de la fuerza grupal conjunta.


 

Conoce la Energía
de las letras de
tu NOMBRE


¡Este libro te ayudará a superarte!

Vídio de Presentación

 

¡Imperdible!

¡Más Novedades!

  .  
.

¡Únete a la página y conoce todas las novedades!

Click aquí


¡Ya está en librerías!

  .  
.

 

Clik aquí para saber más


¡La novedad que todos estaban esperando!

Si te apasiona la Mística y la Numerología, te recomendamos leer un libro que seguro te fascinará: Numerología y Cábala. Es una obra elaborada a tu medida.

En el mismo encontrarás un compendio completo de las letras hebreas y las enseñanzas místicas que surgen de las mismas. Además, hallarás el desarrollo y la explicación de temas trascendentales, vistos según la óptica de la Numerología y la Cábala.

Todo está explicado en forma clara y amena. Muy recomendado: IPara conocer más sobre el libro Numerología y Cábala, click aquí

     
.

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces