Celebraciones

“Lo que más quiero: mis hijos”

Seguramente la mayoría de las personas contesten “mis hijos”, cuando les pregunten qué es lo que más quieren en el mundo. Una respuesta casi biológicamente automática.

Pero cuando hacemos una afirmación de tan grueso calibre (“lo que más”), nuestro deber humano como seres pensantes y reflexivos, es profundizar sobre nuestras palabras, cerciorándonos que el sentimiento, el pensamiento y la acción estén en concordancia.

Muchas personas se equivocan cuando piensan en términos educativos. “Son mis hijos y hago con ellos lo que me parece”. Debemos saber que nada es nuestro, nada nos pertenece. Aun algo tan valioso como los hijos, no son un bien propio. Los hijos nos fueron entregados para que los eduquemos en el camino correcto, en el camino de la Torá. Ese es nuestro deber como iehudim creyente en Di-s.

No en vano el primero de los mandamientos nos recuerda: “Yo soy Hashem, tu Di-s, que te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de la esclavitud”. Antes de empezar con los preceptos, antes de comenzar a hablar, debemos tomar noción en dónde estamos parados. Qué éramos antes y qué somos ahora. En la actualidad somos libres, pero la Torá enfatiza que no debemos olvidar nuestro pasado, cuando vivíamos en una esclavitud aplastante y exhaustiva.

Yendo a nuestro tema, ¿podríamos hacer memoria cómo fue el camino para conseguir a nuestros “tesoros”?

Por empezar: ¿quién provocó que encontremos a nuestra alma gemela?, ¿quién facilitó que el casamiento se lleve a cabo?, ¿por medio de quién nuestros hijos nacieron? Todas las preguntas se responden con una única respuesta: Hashem.

Hay una frase que se la adjudican a Albert Einstein, famoso físico alemán, que dice: “dar el ejemplo no es la principal manera de influir en los demás; es la única". Desde esa base un progenitor debería comenzar su camino, al proponerse educar correctamente a sus hijos.

Muchas veces se entra en un complejo dilema: “¿con qué postura puedo exigir algo que ni yo mismo respeto?” Y es desde allí, donde se debe tener sumo cuidado de no entrar en contradicciones o desdichos, que luego nos quiten autoridad como padres.

Si lo que más queremos son nuestros hijos y deseamos cumplir la palabra de Hashem al pie de la letra, hagamos el esfuerzo considerable para su correcto desarrollo: predicar con el ejemplo responsablemente.

Alan Owsiany

Untitled Document http://www.alanconsultor.com.ar

http://reflexionando21.blogspot.com/


Alan J. Owsiany es Consultor Psicológico (Counselor). Al terminar sus estudios de bachillerato, estudió 1 año en Yeshivat "Kneset Jizkiahu" - Kfar Jasidim (Rejasim, Israel).

Desde la psicología humanística existencial (enfoque al que toma como columna vertebral), se esmera en aplicar su profesión dentro del marco de la Torá y las mitzvot.

Actualmente desarrolla tareas como docente integrador y acompañante terapéutico en escuelas ortodoxas de la comunidad.

 

Últimos artículos publicados  

Suscríbete al Email semanal

Tu nombre:
Tu correo:
Asunto:
Mensaje:

     

No dejes ningún campo vacío (si no completas los 4, el formulario no se envía)

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin

Esta pagina ha sido visitada veces