Pirkei Abot

 Mishná 1 (4ª parte) 

Moshé recibió la Torá de (Hashem que se  reveló   en   el  monte)  Sinaí    y   la entregó    a    Ieoshúa.   Ieoshúa  a   los ancianos, y  los  ancianos la entregaron a  los  hombres  de  la  Gran Asamblea. Ellos   dijeron   tres   cosas: sean circunspectos en el  juicio,  establezcan muchos  alumnos  y  hagan vallado a la Torá. 

Y los ancianos la entregaron a los hombres de la Gran Asamblea

Comienza el periodo en el que surge Eli el sacerdote y Shmúel, que a través de ellos retorna la profecía al pueblo, tras un largo interín, desde el deceso de Moshé. 13Fue cuando envejeció Shmúel, que nominó a sus hijos como jueces para que ejerzan en su lugar. Sin embargo, estos se apartaron del camino de Hashem, y no actuaron con rectitud, recibiendo entre otras cosas, dinero ilícito por parte de los acusados o acusadores a fin que dictaminen la sentencia tornando el veredicto a su favor. Motivo este por el cual se congregan todos los ancianos y solicitan a shmúel un rey para que juzgue al pueblo, como tienen todas las naciones. Finalmente este accede, y por orden de Hasehm 14asume Shaul hijo de Kish, de la descendencia de Biniamín, quién se convierte en el primer rey de Israel.

Durante su gestión sobreviene el desafío de Goliat, 15quién era poseedor de una tremenda contextura física, ya que su estatura rondaba los tres metros, además utilizaba casco de cobre, una muy pesada armadura compuesta por escamas de hierro, similares a las de los peces que protegen todo su cuerpo permitiendo a su vez movilidad. Sus piernas eran resguardadas por botas altas de cobre y su cuello por un agregado del mismo metal que salía del casco y se deslizaba por los hombros. Además estaba fuertemente armado y sostenía un gran escudo para mayor seguridad. Su imagen provocaba pánico  entre la multitud. Así decide que consigan un contrincante para él, que de resultar vencedor, su pueblo (Filisteos) serviría a Israel; de lo contrario, si Goliat derrota a su rival, Israel sería el esclavo.

Buscan quién pueda enfrentar al gigante, y se postula David, hijo de Ishai, quién es rechazado por el rey Shaul, haciendo alusión a que es muy joven y carente de condiciones para triunfar en la batalla.

David apela y relata al primer mandatario parte de sus hazañas, le informa de su trabajo como pastor del rebaño de su padre, y acota que en cierta ocasión "vino un león y un oso; tomó (el león) una oveja del rebaño,  salí detrás suyo y la rescaté de su boca; entonces se levantó contra mi, lo tomé por sus barbas, lo golpeé y terminé con su vida. También el oso 16con sus dos crías y los dos cachorros del león golpeó tu siervo; y será ese filisteo incircunciso como uno de ellos (en mis manos), con la ayuda de Hashem".

Dijo entonces el rey, "¡Ve, y que Hashem esté contigo!".

El monarca otorgó al desafiante un casco de cobre, armadura, y todo lo necesario para el combate. Sin embargo, el joven vio que era muy pesado todo este armamento y desistió de vestirlo, tomó su bastón de pastor, algunas piedras finas y lisas del arroyo, su mochila y una honda. Así se acercó a la contienda.

Goliat subestimó al muchacho, pues era joven y de bello aspecto, lo cual indicaba que no tendría experiencia en batallas. Le dijo "¿Soy acaso un perro que vienes hacia mi con un palo?". Lo maldijo y agregó "Ven hacia mi y daré de tu carne a las aves de los cielos y a los animales del campo".

Contestó el joven "Tu vienes hacia mi con espada y armadura y yo vengo hacia ti en el nombre de Hashem. En este día te encerrará Hashem en mi mano, te golpearé, separaré tu cabeza de sobre ti y daré de tu cuerpo a las aves de los cielos y a los animales del campo. Y sabrá toda la tierra que existe Hashem, el Di-s de Israel".

Finalmente ocurrió como dijo, David insertó con su honda una piedra en la sien de Goliat, este cayó, el muchacho tomó la espada del filisteo, le cortó la cabeza y la llevó a Jerusalem.

Luego de estos hechos, la multitud comenzó a alabar más a David que al rey y este, por celos, intentó liquidarlo en varias oportunidades. Hasta que finalmente Shaul abandona este mundo y toma el poder el vencedor de Goliat17 a la edad de treinta años.

Muchas guerras terminaron con el triunfo del nuevo monarca de Israel, quién no se apartó del camino de Hashem. Le nace un hijo al que llama Shelomó, y al que ungió a la edad de doce años.

David reinó por espacio de cuarenta años y falleció teniendo setenta. Luego asumió su hijo de tan corta edad como primer mandatario del pueblo judío.

El nuevo conductorla nación tomó como esposa a la hija del Faraón, rey de Egipto, y la trajo a la ciudad de David, su padre hasta culminar la construcción de su propia vivienda, la casa de Hashem (el Templo Sagrado) y la muralla de Jerusalem.

Cierta noche se revela Hashem a Shelomó en sueño y le expresa "Solicita que es lo que te daré".

El joven solo pide un corazón apropiado 18para comprender como juzgar al pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo – haciendo alusión a que aun es solo un niño, y no acumuló la sabiduría (experiencia) que llega a través del tiempo19.

Hashem concede del mandatario y además agrega otros presentes a lo requerido por el muchacho, como ser: una vasta riqueza y honores como jamás vio celebridad alguna que pisó este mundo.

Las facultades con las que fue dotado el joven monarca surtieron efecto y se difundió su capacidad por todo Israel. Esto a posteriori de una disputa entre dos mujeres poco pulcras que llegan al rey para que juzgue cual de ellas tiene la razón. Relatan que comparten la misma habitación y viven solas; y que cada una dio a luz un varón, pero cierta noche una de las señoras despierta con uno de los recién nacidos a su lado, sin vida. Entonces acusa a su compañera de haberle cambiado el bebé.

La cuestión es que las dos madres reclaman ser la primogenitora del que quedó vivo por lo que exigen que se haga justicia.

El rey Shelomó ordena cortar al chico por la mitad y que le sea entregada una parte a cada una. Sin embargo, antes que se haga algo, despierta el piadoso amor de la verdadera madre, la que ruega que no maten al niño, y que se lo entreguen a la otra mujer.

Controvertidamente, la otra mujer solicita que se proceda a la ejecución del dictamen.

Inmediatamente el premier ordena que se restituya el bebé a su verdadera madre que es quién pidió piedad.

Tras escuchar la sabiduría con la que resolvió el rey este pleito, todo el pueblo temió delante del mandatario, pues apreciaron que hay en él comprensión proveniente de Hashem para resolver cuestiones judiciales.

Luego, cuando ya estuvo bien afianzado en su gobierno, cuatro años después de haber asumido, construye la casa de Hashem como le había encomendado su padre, el rey David. Evento que tiene lugar 20cuatrocientos ochenta años después de haber salido el pueblo de Egipto.

Se cuenta una emocionante historia alusiva sobre porqué el Sagrado Templo fue 21erigido en el monte Moriá:

En ese preciso sitio, existía un campo, cuyo propietario era además padre de dos hijos. Llega el día en el que el alma del dueño del campo se separa del cuerpo. Es entonces, cuando los herederos deben repartir la herencia. Uno de los hermanos piensa: "Yo soy soltero, y no tengo muchos gastos; en cambio mi hermano es casado, con hijos, y debe mantener su casa y la familia; no está bien que nos quedemos con la mitad cada uno",  y le cedió su parte.

El otro pensó: "Yo tengo mi mujer, mis chicos, una vivienda confortable; en cambio mi hermano, no posee estas alegrías, no es justo que nos repartamos la herencia en partes iguales, por lo menos, que disfrute de esto", y le otorgó su parte.

Al escuchar esto el conductor de Israel, emitió su veredicto: "Que mejor que construir la casa de Hashem donde reina la hermandad!".

El templo fue inaugurado, 22el rey bendijo al pueblo y la celebración se prolongó por espacio de siete días. Luego se conmemoró por otra semana completa, la fiesta de las cabañas (Sucot), en la que se recordaba la salida de Egipto.

Al día siguiente, el primer mandatario envió a la multitud, y estos bendijeron al monarca 23antes de emprender el retorno a sus tiendas.

El rey Shelomó gobernó por  espacio de cuarenta años y luego, a la edad de cincuenta y dos, descansó conjuntamente con sus padres y 24reinó su hijo Rejabam tras él.

La casa de Hashem estuvo en pie durante cuatrocientos diez años, muchos milagros sucedieron por esos tiempos y muchas maravillas de Hashem podían ser apreciadas. Pero somos de hecho que permite a carne, y sangre corre por nuestras venas, por lo que no pudimos resistir la tentación de ir tras los placeres de este mundo; hecho que provoca se le otorgue permiso por parte de Hashem a Nabucadnetzar (Nabucodonosor), que se encargue de destruir el Templo y exiliar el pueblo a Babel (Babilonia).

Durante setenta largos años, Israel sufrió las penas que sobrevienen tras el destierro. Ya que no solo debieron abandonar su tierra, sino también todas sus propiedades y pertenencias. Y como si eso fuera poco, se vieron obligados a soportar el yugo del gobierno de Nabucadnetzar rey de Babel.

Al cabo de cuatrocientos ochenta años del primero (cuatrocientos diez estuvo en pie y setenta años de exilio), es construido el Segundo Templo por medio de los hombres que subieron de Babel al cesar la opresión.

El día de Rosh Hashaná (año nuevo), se congregó todo el pueblo judío en la calle que se hallaba frente al portón de las aguas (Shaar Hamaim), y solicitan a Ezráh el sabio, traer el pergamino arrollado que contiene la ley de Moshé ordenada por Hashem a Israel. Asi lo hace, lo lleva delante de mujeres y hombres, para luego subir a la tarima que habían preparado especialmente. Pronuncia la bendición, y el pueblo responde "Amén!, Amén!". Posteriormente comienza a leer y los entendidos explicaban a la multitud el contenido de los versículos, tras lo cual estallaban en llanto, al recordar que habían pecado contra Hashem; por lo que el profeta Nejemía, Ezráh y los Levitas (descendientes de Levi, o sea auxiliares de los Cohanim), hacen saber al pueblo que hoy es un día festivo (Rosh Hashaná) y no corresponden tristezas ni lutos, sino festejo y alegría; por lo que la gente  se retira a celebrar la festividad de la mejor manera.

Por ese entonces había que reorganizar y establecer pautas para que la nación pueda conducirse de manera apropiada, móvil que incentivó a Ezráh a constituir la Gran Asamblea, integrada por ciento veinte funcionarios que se encargarían de todo lo referente a la justicia y seguridad de los ciudadanos para un mayor bienestar de la población.

Todos los componentes de este grupo eran eruditos y versados en las palabras de la Torá, motivo por el que establecieron las tres principales bases para que la nación pueda mantenerse: justicia, educación y cumplimiento de los preceptos. Estas bases son representadas en los tres mensajes que explicaremos a continuación.

Explicación escrita: Leilui Nishmat: Abi u mori "Israel ben Peshl"

  • 13 - Shmúel A 8:1

  • 14 - Shmúel A 9: 1 y 13:1

  • 15 - Shmúel A 17: 4

  • 16 - Shmúel 17: 34 (explicado según Rashi, aunque los otros comentaristas divergen con él en la cantidad de fieras que golpeó David).

  • 17 - Shmúel B 5: 4

  • 18 - Reyes 1: 3

  • 19 - Comentario de Leb Melajim al versículo

  • 20 - Reyes A 6: 1

  • 21 - Dibrei Haiamim B 3: 1

  • 22 - Reyes A 8: 14.

  • 23 - Reyes A 8: 65.

  • 24 - (Tanaj)

Untitled Document
Indice de Pirkei Abot  

Envíanos tu comentario

Nombre:

E - Mail:

Asunto:

Recomendado
Redes Sociales
Imperdible
Seguimiento
Novedad
Buena onda
Editoriales
Entretenido
Sensacional
Videos Alegres
Shabat
 
 
 


Copyright 2007 Todos los derechos reservados
Judaismo Virtual

 

fin